Inicio arrow Prosa arrow Reflexiones arrow Conferencia pronunciada por Miguel Santiago en 1930 Ciudad de Guía, 19 de septiembre de 2021

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
miércoles, 24 de octubre de 2007
LA CULTURA MÍNIMA COMO MEDIO DE NIVELACIÓN SOCIAL Y ENALTECIMIENTO PERSONAL

Conferencia pronunciada por Miguel Santiago Rodríguez (1905-1972), el 5 de Septiembre de 1930, en el CENTRO OBRERO DE GUÍA DE GRAN CANARIA

Señoras, Señoritas, Amigos: Invitado por elementos de vuestra junta directiva, a los cuales no podía dar una negativa por diversas circunstancias, especialmente aquellas que se refieren a la camaradería nacida en los años mozos, de recuerdos inolvidables, he aceptado contra mi voluntad pero no contra mis sentimientos, el honor de estar hoy, esta noche, ante vosotros en un acto público que, según parece,  no es frecuente. Digo que contra mi voluntad porque me había propuesto dedicar los pocos días que por ahora me quedaban de estancia en este mi querido pueblo, a mi completo reposo intelectual y dedicarlo sólo a la vida física. También he dicho que no contra mis sentimientos pues si en algún sitio estoy en mi medio éste es aquí. Sí señores, aunque es verdad que por circunstancias favorables en mi vida, que ahora no son del caso analizar, estoy aparentemente apartado de un centro como éste, allá en el fondo, en mis recuerdos de niñez, quedan siempre como imborrables las huellas de la vida del rudo trabajo, del trabajo manual digno y honrado que mis padres y abuelos practicaron y que yo también comencé, como todos vosotros. Ese recuerdo me sirve a mi como punto de mira, como referencia y comparación y, por tanto, es un estímulo para siempre tener conciencia de la evolución de mi trabajo. Repito que al ser invitado por algunos miembros de vuestra directiva para que hablase aquí de algún tema apropiado me negué rotundamente: vi al momento la gravedad que el asunto para mí implicaba ¿de qué os iba a hablar? ¿cómo lo iba a hacer con un desentreno tamaño como el que ahora tengo?.

NOTA: Texto extraído de la conferencia pronunciada por Miguel Santiago Rodríguez el 5 de Septiembre de 1930, en el CENTRO OBRERO DE GUÍA DE GRAN CANARIA.

icon LEER TEXTO COMPLETO DE LA CONFERENCIA



Modificado el ( martes, 30 de octubre de 2007 )
 

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


O P I N I Ó N
IMPORTANTE CONTRIBUCIÓN A LA HISTORIA DE GUÍA

Erasmo Quintana


La historia de los pueblos la va haciendo sus hijos con el afán de cada día, sus sueños y la redención sacrificada de cada uno. Así como de Guía de Gran Canaria se conoce todo aquello fundamental que lo dibuja con contornos señeros de asentamiento principal y punta de lanza del progreso de la Comarca: económico, cultural, artesano y medianías de buenos pastos, además de cuna de prohombres que destacaron en distintas disciplinas del saber, no conocíamos sin embargo aquel aspecto que tanto ha tenido que ver en ese progreso que hizo a este viejo solar tan importante, que devino de la enseñanza desde los modestos cimientos de la misma, en una época que por lo general tan poca importancia se le prestaba.
Leer más...