Inicio arrow Prosa arrow Reflexiones arrow Saint-Saëns (José M. Balbuena) Ciudad de Guía, 10 de diciembre de 2019

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
miércoles, 05 de septiembre de 2007
LA ASIGNATURA PENDIENTE DE SAINT-SAËNS

José Manuel Balbuena Castellano

El desarrollo de una comarca o una ciudad no solamente tiene que ver con su economía, sus encantos paisajísticos o sus atractivos turísticos, sino también con su cultura o su facilidad para promoverla. De ahí que un día le comentara a Erasmo Quintana, que era concejal de Cultura del ayuntamiento de Guía, que porqué no intentaba sacarle provecho, desde el punto de vista cultural, al hecho de que el compositor, concertista de piano y de órgano francés, Camilo Saint-Saëns (1835-1921) pasase una temporada en esa localidad del norte de Gran Canaria, concretamente en la Villa Melpómene. En aquella ocasión, Erasmo me contestó que lo pensarían. Hace pocos días, en el acto del libro de Santiago Gil Música de papagüevos, volví a recordárselo y me dijo que “eso era una asignatura pendiente en Guía”. Bueno, la semilla está plantada. Esperemos que germine. Imagínense los beneficios que recibiría la ciudad de Guía de Gran Canaria si cada año se celebrase allí un Festival de Saint-Saëns, con concursos, conciertos, publicaciones, etc. que diesen a conocer en el mundo entero el nombre de esta localidad y, por supuesto, la vida y obra de este músico galo, así como detalles y anécdotas de su paso por la isla. Y de paso, que se popularicen sus más conocidas composiciones: El Carnaval de los Animales (y su conocido andante del Cisne), La danza macabra, la Sinfonía número 3 para órgano, su Sansón y Dalila, o el Oratorio de Navidad, entre otras.

Una iniciativa similar se produjo en la pintoresca villa de la Tramuntana mallorquina, Valldemosa, que tuvo como huéspedes notables a Federico Chopin y a su amante George Sand, en los años 1838 y 1839. El músico intentaba recuperarse de la tuberculosis que padecía. Se hospedaron en la antigua cartuja construida en 1399, algunas de cuyas dependencias fueron reconstruidas en el siglo XVIII. Allí tienen hoy una especie de museo donde, además de la vista a la iglesia, a la vieja farmacia y otras interesantes dependencias, se guarda el piano donde el polaco tocaba o componía; se ofrece información sobre su estancia, se muestran muebles que utilizaron, etc. En definitiva, supone un atractivo turístico cultural de gran interés. Por cierto, que George Sand (seudónimo de la escritora y periodista francesa Aurore Dupin) escribió en 1.842 una obra titulada Un invierno en Mallorca donde evocaba su estancia en la isla. En ella, la autora no reflejaba precisamente mucha simpatía por los habitantes de Mallorca. Pero, claro se trataba de otros tiempos, en los que vivía una población rural, bastante cerrada que chocaba con las ideas progresistas de la escritora. El montaje de una actividad como esta en la ciudad de Guía me supongo que no será una tarea nada fácil, y contará con dificultades de tipo económico. No se trata de emular un Festival de Salzburgo o el wagneriano de Bayreuth, sino de algo más modesto, pero de calidad. Ahora bien, con imaginación y voluntad política y empresarial podría buscarse la financiación, bien a través de ayudas del Cabildo de Gran Canaria, del Gobierno Autónomo (que para eso tiene una consejería de Cultura), de la misma Unión Europea, del Ministerio español correspondiente, y la aportación de empresas guienses, o grancanarias, en general, que deseen ejercer su mecenazgo en esta cuestión.

FUENTE: LA PROVINCIA. 30 de agosto de 2007


Modificado el ( miércoles, 05 de septiembre de 2007 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


O P I N I Ó N
IMPORTANTE CONTRIBUCIÓN A LA HISTORIA DE GUÍA

Erasmo Quintana


La historia de los pueblos la va haciendo sus hijos con el afán de cada día, sus sueños y la redención sacrificada de cada uno. Así como de Guía de Gran Canaria se conoce todo aquello fundamental que lo dibuja con contornos señeros de asentamiento principal y punta de lanza del progreso de la Comarca: económico, cultural, artesano y medianías de buenos pastos, además de cuna de prohombres que destacaron en distintas disciplinas del saber, no conocíamos sin embargo aquel aspecto que tanto ha tenido que ver en ese progreso que hizo a este viejo solar tan importante, que devino de la enseñanza desde los modestos cimientos de la misma, en una época que por lo general tan poca importancia se le prestaba.
Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad