Inicio arrow Crónicas del Ayer arrow Música de papaguevos arrow Las primeras luces Ciudad de Guía, 24 de junio de 2017

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
martes, 31 de julio de 2007
LAS PRIMERAS LUCES
Música de Papagüevos


Santiago Gil
            
   

Estamos marcados inevitablemente por las primeras luces. El arrebol de los atardeceres de nuestra infancia nos enseñó a buscar siempre la belleza y armonía, la emoción de los trazos delicados o la fuerza desgarradora de un rojo intenso o casi negro de nubes y de noche. En medio de la calle y de los juegos, o en mitad de una finca de plataneras, uno miraba al cielo y veía una fiesta de colores a su alrededor. Y luego estaba el horizonte, con el mar más oscuro y decadente, de noche anticipada, cuando mirabas hacia La Atalaya o Llanos de Parra, o el más luminoso y vívido, final último de los días, cuando lo hacíamos hacia Sardina, Agaete o Tenerife. El mar lejano iba marcando las pautas a las tonalidades del cielo, y el Teide, siempre el Teide como referencia mágica y totémica de nuestra infancia, ponía la solemnidad y la grandilocuencia trasmutando su color o el brillo de las nieves que tantos sueños despertaban en cada uno de nosotros.

No creo que entonces describiéramos como lo estoy haciendo yo ahora una puesta de sol. Entraba dentro de la normalidad. La belleza era entonces parte del paisaje. Sólo al paso de los años, cuando uno recuerda esas luces y esa majestuosidad celeste encima de nuestras cabezas, se da cuenta de lo afortunados que fuimos y de cómo quedamos marcados para siempre por ese concepto de lo bello y de lo emocionante. Fueron miles de ocasos arrebolados y cargados de amarantos y de improvisadas tonalidades para las que no creo que contáramos con nombres descriptivos. Los colores de entonces se veían y desaparecían para siempre. Ni siquiera las fotos eran capaces de guardar aquellos idílicos momentos. Sí el recuerdo, sin que uno lo supiera entonces, el recuerdo, ese extraño que camina con nosotros y que guarda sólo lo que a él le viene en gana, fue conservando nítidos todos aquellos momentos memorables.

Y luego estaba el azul, la sensación de que uno vivía siempre protegido en el azul del cielo y del mar. Las horas de la tarde, por ejemplo, se me siguen presentando silenciosas, quedas, sólo con sonidos de pájaros e insectos, y siempre con ese azul radiante sobre nuestras cabezas. El azul y el sol luminoso contribuyendo a que el tiempo pareciera todavía eterno. Uno se recuerda solo entre esos colores y las calles o los barrancos de la infancia. Nos sentimos bien cuando el recuerdo nos devuelve ese calor tan cómplice y tan cercano. Y también cuando en cualquier momento memorable del presente nos sentimos igual de arropados bajo aquel sol de justicia que paradójicamente se vuelve evocador cuando ya no azota nuestra espalda o nuestra frente sudorosa. El sol, el azul, el arrebol de la tarde o la tibia hondura del alba nos acompañan calentando cada paso que vamos dando por el mundo. Nos basta el recuerdo de cualquiera de esos rayos o de esos cielos eternos para salvarnos de la mediocridad, de la estulticia o del miedo. Aquellas luces, nuestras primeras luces, siguen alumbrando cada uno de nuestros días. Si nos ven esbozando una media sonrisa en mitad de una tormenta en Londres o en París no es que estemos locos de remate. Sólo andamos recordando nuestro cielo y nuestro sol, aquella insondable belleza que llevamos en el brillo de nuestra mirada allá donde nos conduzcan los pasos cada vez más erráticos de nuestra existencia. Uno es casi más de la luz que de la tierra que le vio nacer, de las primeras luces, de aquéllas que no se apagan ni cuando el mundo parece empeñado en echarnos encima todo su abismo de noche y de negrura. Cierra los ojos y recuerda cuando alzabas la vista a los once o doce años de un tarde de primavera en medio de la plaza. Quédate con esa luz. No la pierdas nunca. Ahí siempre estarás a salvo.

Mayo de 2007.


IR A LA WEB DE SANTIAGO GIL


Modificado el ( martes, 31 de julio de 2007 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


V Í D E O S - D E - 2 0 0 8
 
CRÓNICAS DEL AYER
A treinta años del fallecimiento de Mr. Leacock

Por Augusto Álamo Suárez, Ingeniero agrícola, y Sergio Aguiar Castellano, Archivero Municipal de Guía

Cuando el empresario agrícola, David J. Leacock, popularmente conocido como Mr. Leacock, fallece el 22 de abril de 1980, hace ahora treinta años, desaparece una de las figuras más destacadas y emblemáticas de la historia de la comarca norte de Gran Canaria en el siglo XX.

Leer más...
 

LA MUESTRA ESTARÁ ABIERTA HASTA OCTUBRE
Leacock, Harris y Douglas, memoria imborrable de la agricultura canaria

Amado Moreno

Con una singular y lograda exposición abierta anoche en la Casa de la Cultura, el ayuntamiento de Guía rinde justo homenaje estos días a tres destacad,os empresarios ingleses del pasado: David J. Leacock, Douglas Charles Fenoulhet y Anthony Harris. Avanzado el siglo XIX y después en el XX, los tres fueron decisivos en el impulso del cultivo y exportación de plátanos y tomates canarios.
Leer más...
 
Centenario del Hospital de San Roque

Pedro González-Sosa
Cronista oficial

Se celebra el lunes 10 de agosto, dentro de los actos del programa preparado por el ayuntamiento con motivo de sus fiestas patronales, el primer centenario de la implantación en Guía de Gran Canaria del que constituyó el también primer hospital allí abierto para el servicio no solo de la población guiense sino de aquella zona.
Leer más...
 


LA PANDILLA DE SAN ROQUE
Por Santiago Gil

Uno en un pueblo se cría con todos y contra todos. En la calle de entonces se jugaba con el hijo del terrateniente y con el del borracho desahuciado que iba dando tumbos por las calles y casi vivía en la miseria. 
Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad