Inicio arrow Crónicas del Ayer arrow Cronicas del Ayer arrow La banda de música de Guía la fundó Jurado en 1840. PEDRO GONZÁLEZ SOSA Ciudad de Guía, 24 de septiembre de 2017

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
sábado, 19 de febrero de 2011
La banda de música de Guía la fundó Jurado en 1840
    
PEDRO GONZÁLEZ SOSA

Leíamos hace unos días en
el periódico La Provincia una información fechada en Telde en la que se decía que la banda de música de aquella localidad estaba a punto de cumplir 125 años de su existencia, calificándola como "la más antigua de toda Canarias" y de acuerdo con los datos aportados parece haber sido fundada en 1886, afirmación que se contradice con las noticias que se pueden aportar respecto a la organización musical (léase banda) puesta en marcha en la norteña ciudad de Guía de la que se tienen noticias --que un día indagó el que fuera particular amigo y paisano ya fallecido Vicente González Miranda-- que refieren que su existencia inicial puede situarse sobre 1840. Las bandas, decía, comenzaron a formarse en España a principios del siglo XIX, y concretaba la fecha de 1819 tras la invasión napoleónica, porque aquellos ejércitos franceses marchaban al son de la música marcial despertando en nuestro país el lógico interés por este tipo de agrupaciones, de tal forma que, según Vicente, y al socaire de las castrenses se fundó la que es considerada como la más antigua no militar de España, la que se llamó Banda Primitiva de Liria en Valencia.



La agrupación musical a modo de banda de la localidad norteña está ligada a la biografía de Eufemiano Jurado Domínguez que, nacido en Antequera sobre 1811 llego a la isla procedente de aquella ciudad como uno de los numerosos hijos de Josefa Domínguez y del gaditano Miguel Jurado Batamente (que había desempeñado el cargo de maestro de capilla en la colegiata de Antequera), que arribó a la isla en 1815 nombrado para desempeñarlo ahora en la catedral de Canarias en nuestra ciudad. Dos de sus hijos, Luis y el mismo Eufemiano, recibieron becas para entrar en el Colegio de San Marcial donde recibieron enseñanzas musicales. Es conocido que Miguel Jurado pasó desde Gran Canaria a Tenerife en febrero de 1820 cuando la creación de aquella Diócesis para seguir ejerciendo como maestro de capilla de la catedral lagunera. De acuerdo con su preparación musical, Eufemiano decidió, se dice, entrar en la carrera militar siendo evidente que por su preparación y conocimientos en esta materia se incorporó a las bandas de música castrenses y como tal llegó a Guía en fecha concreta desconocida por nosotros aunque ya estaba residenciado allí bastante joven desde principios de la década de los años treinta del siglo XIX, porque conocemos que en octubre de 1846, cuando contaba 35 años y seis meses de edad, contrajo matrimonio --en segundas nupcias, porque en la partida de matrimonio se dice que "es viudo de Lucía Delgado"-- en la iglesia guiense con María Concepción del Saz Morales, soltera y de 24 años, como hija de Jacobo del Saz (nieto de otro Jacobo del Saz Aguilar, fundador de la que fue capilla de San Lázaro y en la actualidad dedicada en aquella iglesia a Santa Lucía) y de Josefa Morales de Urquía, natural de Agüimes en cuyo templo casaron. Una de las hermanas de Eufemiano, Maximina, casó igualmente en la iglesia guiense con Blas Bethencourt Sanchez-Ochando.

Eufemiano dio muestras desde muy joven de aptitudes literarias, artísticas y musicales, pues en aquella localidad fomentó la cultura organizando actividades teatrales y conciertos y en plena efervescencia de este tipo de actividades coincide la fundación de la que, en opinión de muchos y principalmente de González Miranda que dedicó un trabajo al tema hace ya muchos años, fundó la que considera como "la primer banda de música no militar de Gran Canaria". De allí regresó Jurado a Las Palmas donde se estableció, y entre otras actividades, fue director de los periódicos El Eco de Gran Canaria, Moralidad y El Pueblo, dedicándose finalmente a la política pues aparece afiliado a varios partidos para ocupar un escaño como senador y diputado con León y Castillo, además de una etapa en que fue nombrado gobernador civil de Tenerife. Falleció en 1884 a los 70 años de edad.

Desde la primera fundada a mediados del XIX por nuestro personaje, en Guía existieron en los siglos XIX y XX sucesivas bandas de música entre municipales y militares en razón, esto último, de estar guarnecido primero un batallón y después un regimiento, relación que haría muy amplia esta croniquilla. Aquella misma fundada por Jurado seguía existiendo en 1852 cuando se celebraron los actos en Gran Canaria con motivo del decreto de Bravo Murillo que, para superar el pleito insular, dividió las islas en dos distritos económicos y administrativos, cimiente de la división provincial de 1927. En aquella manifestación de júbilo participó también una carroza guiense que desfiló acompañada por la banda de
música e interpretó un himno compuesto por el propio Eufemiano. Hay constancia y evidencias de las inquietudes musicales, principalmente, de que siempre hizo gala aquel pueblo y se conocen las variadas veces que las bandas municipales o militares padecieron su disolución por diversas circunstancias, trance que, con respecto a las municipales, en cada momento superaron porque gozaron en la isla de justa fama logrando supervivir hasta la actualidad. Las militares desaparecieron paralelamente a partir del traslado en la década de los cuarenta del pasado siglo de las fuerzas tradicionalmente allí guarnecidas.

FUENTE: REMITIDO POR EL PROPIO AUTOR.


Modificado el ( lunes, 28 de febrero de 2011 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


V Í D E O S - D E - 2 0 0 8
 
CRÓNICAS DEL AYER
A treinta años del fallecimiento de Mr. Leacock

Por Augusto Álamo Suárez, Ingeniero agrícola, y Sergio Aguiar Castellano, Archivero Municipal de Guía

Cuando el empresario agrícola, David J. Leacock, popularmente conocido como Mr. Leacock, fallece el 22 de abril de 1980, hace ahora treinta años, desaparece una de las figuras más destacadas y emblemáticas de la historia de la comarca norte de Gran Canaria en el siglo XX.

Leer más...
 

LA MUESTRA ESTARÁ ABIERTA HASTA OCTUBRE
Leacock, Harris y Douglas, memoria imborrable de la agricultura canaria

Amado Moreno

Con una singular y lograda exposición abierta anoche en la Casa de la Cultura, el ayuntamiento de Guía rinde justo homenaje estos días a tres destacad,os empresarios ingleses del pasado: David J. Leacock, Douglas Charles Fenoulhet y Anthony Harris. Avanzado el siglo XIX y después en el XX, los tres fueron decisivos en el impulso del cultivo y exportación de plátanos y tomates canarios.
Leer más...
 
Centenario del Hospital de San Roque

Pedro González-Sosa
Cronista oficial

Se celebra el lunes 10 de agosto, dentro de los actos del programa preparado por el ayuntamiento con motivo de sus fiestas patronales, el primer centenario de la implantación en Guía de Gran Canaria del que constituyó el también primer hospital allí abierto para el servicio no solo de la población guiense sino de aquella zona.
Leer más...
 


EL CARRUSEL DE LOS LUNES
Por Santiago Gil

Cuando se escribe se quiere detener el tiempo. Pero por más comas que le pongamos al texto el tiempo ni se detiene ni deja de dibujar sus rastros en nosotros y en todas las cosas que nos rodean. Ya lo decía el poeta: nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. Otra cosa son los fogonazos que nos permiten husmear las brasas casi apagadas de otros tiempos. 
Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad