Inicio arrow Prosa arrow Reflexiones arrow Los poetas ante el Atlántico. Por Juan Cruz Ciudad de Guía, 11 de diciembre de 2017

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
lunes, 18 de enero de 2010
Los poetas ante el Atlántico

Por Juan Cruz

Anoche estuve en un recital de poesía en la Casa de Canarias de Madrid; estaba el recinto llenísimo de gente; los dos poetas, Santiago Gil, canario, y Santiago López Navia, madrileño. Uno periodista (y novelista), y el otro profesor. Tengo la impresión de que el madrileño es mayor y el canario más joven. El ciclo en el que intervenían se llama Atlántica Poética, y esta era la tercera lectura del ciclo. Comenzó el recital con poemas ajenos; Gil seleccionó a un poeta peninsular, José Manuel Caballero Bonald, y López Navia seleccionó a un poeta canario, Andrés Sánchez Robayna, el predilecto de cada uno entre los poetas de las orillas respectivas, la peninsular y la canaria. Y luego ellos leyeron de sus respectivos libros, que son abundantes. Son dos poética diferentes: Gil es un poeta de lo cotidiano, de la denuncia de las sombras que deja en el alma la actualidad, y López Navia mezcla esa percepción con una ambición de conocimiento espiritual que tiñe su poesía de una ambición religiosa que en Gil es mucho más civil, más desgarrada. Los dos leyeron algunos poemas (uno sobre las pateras, en el caso de Gil; otro en torno a una experiencia sobre la pobreza en Delhi) que se juntaron por esa aspiración civil que tiene la poesía contemporáneo, de intervenir en la desdicha con el testimonio que nos permiten las palabras y que proceden directamente de la rabia del alma, que es, por ejemplo, lo que hizo escribir a César Vallejo, por citar un poeta que evoqué escuchándoles. Tuve que irme antes del final, pero me fui con esa sensación con la que siempre me voy de la poesía: es el sonido de las palabras que uno jamás deja de escuchar, y que están dormidas hasta que alguien te las dice; ahí te están esperando las palabras, debes estar atento. La vida nos hace sordos, pero dentro de nosotros los poemas están esperando. Eso sentí caminando por la calle Jovellanos, junto a la oscuridad invernal del Parlamento, hacia las luces atosigantes de la Gran Vía, que celebraban que ya no hace frío en las calles. De lo que suceda en el alma, del calor o del frío que haya en el alma, que cada uno hable.

16 de enero de 2010.

FUENTE: BLOG DE JUAN CRUZ


Modificado el ( jueves, 28 de enero de 2010 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


O P I N I Ó N


Tradición y folclore se dan la mano en la Fiesta de Las Marías de Guía
por Luis Miguel Arencibia

El tercer fin de semana de septiembre, el pueblo de Santa María de Guía celebra una de fiesta declarada en Canarias como Bien de Interés Cultural: La Rama en Las Marías. Es una “fiesta de agradecimiento” a la Virgen de Guía, que cumple más de dos siglos de vida. Allá, en el año 1811, los agricultores, ganaderos y campesinos de los municipios de Guía, Gáldar y Moya, tras sufrir un sinfín de calamidades (plagas de langosta, la fiebre amarilla, sequía…) subieron a la Montaña de Vergara y prometieron a su Virgen que, si daba fin a todas estas penurias, cada año celebraría una fiesta de agradecimiento por el milagro otorgado. Y, así, generación tras generación, Santa María de Guía celebra estas fiestas en honor a Las Marías, de la mano de los Mayordomos, los responsables de cumplir la tradición, así como de organizar, conservar la pureza y la devoción de este acontecimiento festivo y religioso.

Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad