Inicio arrow Noticias arrow FIESTAS DE LA VIRGEN 2009 arrow Concierto de Jose Luis Castillo en la Iglesia Parroquial Ciudad de Guía, 14 de diciembre de 2019

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
jueves, 06 de agosto de 2009

 

José Luis Castillo en el Templo Parroquial

CRÓNICA PEQUEÑA DE UN GRAN CONCIERTO

por Javier Estévez

Ayer pudo parecer un día normal. Quizás, muchos sintieron que en el pueblo no pasó nada. Sin embargo, ayer durante una hora y media, en la iglesia parroquial, en el interior de un volumen inimaginable de madera y de piedra, Jose Luis Castillo, un pianista maduro, nos regaló un concierto para degustar con el oído, con el corazón y con el paladar. Nada más comenzar el concierto, la bóveda, como un cuenco cálido de mano de tea, recogía y distribuía el placer en forma de música por todo el recinto. Jose Luis no es un pianista ermitaño ni cerrado, todo lo contrario. Toca para la gente, para quien en cada momento le escucha. No para el más allá. Es de este mundo. Y eso le engrandece.

Mostró las virtudes propias de la madurez: virtuosismo, dominio de un abanico amplio del repertorio, personalidad, trascendencia, color, énfasis, tanto arrebato como templanza, y una sensibilidad extrema que alcanzó su cima con la asombrosa interpretación de Après une Lectura du Dante. Fantasía quasi Sonata de Franz Liszt, ese compositor que, como recuerda Charles Rosen, fue el primero en hacer experimentar a los pianistas el puro dolor físico. La interpretación del compositor húngaro fue un viaje imaginario y emocionante en el que Jose Luis jugaba y saltaba de la inagotable expresividad del compositor a los laberintos más oscuros del alma humana. Su interpretación fue sencillamente asombrosa. Rica y sorprendente. Cálida, fresca y arriesgada.

 Ilusiona a quienes aman el piano imaginar cuál será el límite de este joven pero maduro pianista que dio su primer concierto en el mismo lugar, bajo la misma bóveda, hacía anoche veinticinco años.  

 Ayer fue un día normal, en el pueblo no pasó nada, salvo que un pianista llegó, se abrazó a su instrumento, de cuyo vientre arrancaba melodías prodigiosas, y se empeñó en demostrarnos que la música tiene un poder sobrenatural. Ayer un pianista irrepetible arrulló al pueblo con un concierto inolvidable.



 

Modificado el ( sábado, 08 de agosto de 2009 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad