Inicio arrow Opinión arrow Opinión arrow El Primer Museo de Guía. Por Sergio Aguiar Ciudad de Guía, 24 de septiembre de 2017

  Share on facebook Share on twitter

FIRMAS

EDITORIALES 

REFLEXIONES

FIRMAS (Listado)

SALVAR LA BODEGA

ARCHIVO - COMENTARIOS

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
viernes, 31 de julio de 2009
ABRIÓ SUS PUERTAS EL 7 DE AGOSTO DE 2009

El primer museo de Guía de Gran Canaria

Por Sergio Aguiar

Resulta curioso que al que muchos han denominado Padre de los museos de Gran Canaria”, vaya a tener el suyo propio. La figura ya universal de Néstor Álamo Hernández y su nuevo museo, suponen para el municipio de Guía un acicate, un estimulo en los mas variados campos, y entendemos que especialmente en el cultural, pues no en vano, la figura del protagonista de tan destacado acontecimiento, es un referente en Canarias de nuestro acervo cultural en el más amplio sentido del término.

Néstor Álamo fue uno de los historiadores que mejor conocieron la historia de las Islas Canarias y de Gran Canaria en particular, por lo primero fue declarado Premio Canarias de Acervo Histórico y Patrimonio Cultural en 1989 y por lo segundo, Cronista Oficial de Gran Canaria en 1954, así como Hijo Predilecto de la isla en 1988.

Los guienses nos debemos sentir felices y satisfechos con la creación del Museo Néstor Álamo, y con la Fundación que lleva su nombre, pues como instituciones, sin fines de lucro, aportan al municipio muchas oportunidades de dar a conocer nuestra particular idiosincrasia y nuestra variada y rica historia, pero a su vez, nos aportan la posibilidad de enriquecernos con experiencias y actividades traídas del exterior, sirviendo la figura de Néstor Álamo como elemento dinamizador de todo un entramado cultural que beneficia en realidad no sólo a Guía, sino a toda la comarca norte de la isla, y por ende a Gran Canaria.


Al nuevo museo debemos incluir el valioso legado de Néstor Álamo dejado a su ciudad natal, pero abierto al mundo de la investigación, su biblioteca y su archivo privado, que se encuentran depositados en la Biblioteca Pública ”Miguel Santiago”, que como es sabido lleva el nombre de otro gran historiador e investigador guiense, dándose la particularidad de que los dos fueron grandes amigos. Fondo documental cuyos libros ya han sido catalogados y que se depositarán próximamente en una sala habilitada ex profeso para tan importante legado en la Casa de la Cultura. Cerca de 3.500 volúmenes con una destacada importancia desde el punto de vista de la bibliofilia; fondo bibliográfico en el que destaca, como no podía ser menos, una importante cantidad de libros dedicados a la historia de Canarias; y que además, como cuestión curiosa, la mayoría de ellos, están dedicados por sus respectivos autores al polifacético guiense. Encontrándose entre esos volúmenes primeras ediciones de obras tan señeras como la “Historia General de las Islas Canarias” de Millares Torres.


Tuve la oportunidad a finales de los años ochenta del siglo pasado, cuando estudiaba en lo que entonces era Colegio Universitario de Las Palmas, de conocer personalmente a Néstor Álamo, quizás hablé tres o cuatro veces con él en su tienda de antigüedades en la calle Peregrina, y a pesar de lo mucho que se ha hablado, estoy convencido de que quería profundamente a su patria chica, pues cuando hablábamos de Guía lo hacía con pasión, su fuerte carácter e independencia tal vez lo hizo enfrentarse a determinados personajes locales, posiblemente con una visión ombliguista de la vida, frente a alguien con una proyección mucho más amplia. Además sus primeras investigaciones y publicaciones en la prensa fueron sobre la historia de Guía, allá por el año 1929.


Por lo anteriormente expresado los canarios debemos estar muy satisfechos de contar con figuras como la de Néstor Álamo.

Sergio Aguiar Castellano

Licenciado en Filología Hispánica

Especialista Universitario en Archivística

Doctorando en Historia en la ULPGC



 

Modificado el ( lunes, 24 de agosto de 2009 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

O P I N I Ó N

Luján Pérez ante la encrucijada de la restauración de la iglesia de Teror

Julio Sánchez Rodríguez

Sacerdote y escritor

Luján Pérez es conocido, sobre todo, por su obra escultórica. Pero también ejerció la arquitectura. A la muerte de Diego Nicolás Eduardo en 1898, el obispo Verdugo y el cabildo catedralicio encargaron a Luján la dirección de las obras de la finalización de la catedral de Santa Ana.

Leer más...
 

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad