Inicio arrow Portada arrow Fiestas de La Virgen 2008 arrow Guía rinde tributo a don Luis Cortí Ciudad de Gua, 23 de febrero de 2024

PDF Imprimir E-Mail
Calificacin del usuario: / 0
MaloBueno 
martes, 01 de julio de 2008

Guía rinde tributo a don Luis Cortí

Guía rinde el 11 de agosto un homenaje largamente esperado, a don Luis Cortí Vilás. "Persona avanzada para su tiempo que, además de sus enseñanzas innovadoras, nos ayudó a varias generaciones a forjar una personalidad basada en el afán por aprender, la constancia en el estudio, la tolerancia, el libre albedrío y la necesaria expansión del espíritu. A mi juicio, Guía sigue estando en deuda con don Luis Cortí Vilás. Aunque en su día se le dedicó un colegio de EGB en Becerril, don Luis acumuló meritos más que sobrados para que el Instituto de Guía lleve su nombre. Aún estamos a tiempo". (Antonio Aguiar, Pregón 2003).

Será en la Plaza Grande a las 21:30

 En un artículo publicado en esta web en agosto de 2006, Juan Dávila recordaba a don Luis Cortí como una persona que no siendo natural de Guía, se afincó en la misma aproximadamente en el primer quinquenio de los años 40, constituyéndose durante toda su vida como un ciudadano más de nuestro pueblo, por la importancia que le dio al mismo y por el gran cariño y afecto que siempre sintió por él. Arribó a Guía juntamente con su esposa Encarnación Reverter, sus padres y sus hermanos Pilar y Eduardo. Pronto entró a formar parte del claustro de profesores del Colegio Santa María, juntamente con su mujer y su hermana. Me refiero a don Luís Cortí Vilás, insigne profesor y abogado, que llego a ser Secretario en funciones del Ayuntamiento de nuestro pueblo, cuando era alcalde del mismo Juan García Mateos, su cuñado. Tuvo dos hijos, Jordi y Luis Carlos, el primero Ingeniero Superior, reside actualmente en Barcelona, y el segundo murió en un accidente de moto siendo muy joven. 

Juan Dávila añadía que don Luís Cortí destacó rápidamente, como lo que era un eminente profesor, Licenciado en Filosofía y Letras, pero su eficiencia era tal que lo mismo impartía las asignaturas comunes a su especialidad, -normalmente, historia, latín, filosofía, griego, francés, literatura, etc.-, así como matemáticas, física, u otras cuando las necesidades del centro así lo requerían. Cuando esta familia llego a Guía se comentó, -y parece ser que los comentarios tenían un cierto grado de veracidad-, que venían en calidad de desterrados, pues parece ser que don Luís había sido teniente o capitán del ejercito republicano.

Juan Dávila continuaba su texto como sigue: Pero éste su pasado no fue óbice para que su integración y la de su familia en la sociedad guiense fuera aceptada con total normalidad y sin ningún tipo de resquemor, todo lo contrario, se les recibió con los brazos abiertos, la sabia diplomacia de don Luís se impuso a todos, y la nobleza de Guía se acreditó una vez más, recibiendo a una familia sedienta -posiblemente- de amor y cariño, y dispuesta a devolvérselos con creces, como así fue.

En las fiestas de la Virgen del año 1950, don Luís Cortí y su esposa tuvieron una participación esplendorosa, ya que fueron los dirigentes desde le megafonía instalada frente al banco de Bilbao, detrás de plaza, de cuantos eventos y actos tuvieron lugar en las mismas. La capacidad extraordinaria de ambos personajes quedó palpablemente acreditada por la magnifica forma de dar a tales festejos una brillantez nunca vista en Guía. Desde el habitáculo construido para albergar a todos los equipos que en circulo cerrado constituían toda la megafonía que abarcaban toda la parte baja del pueblo -la plaza, las calles Médico Estévez, Marqués del Muni, los alrededores de la iglesia, la bajada al barranco, etc.-, este adelantado personaje dirigió con verdadera maestría la cabalgata -el más abundante desfile de carrozas que haya habido en Guía-,, la procesión, la carrera de cintas, la batalla de flores, la entrega de premios y cuantos actos generaron aquellas inigualables fiestas. Precisamente, de esas Fiestas de 1950 existe una película filmada por el propio Luis Cortí, que se ha conservado gracias al malogrado Paco Rivero, que se proyectó en público en las Fiestas de 2001, en el antiguo Cine Hespérides, hoy Teatro Municipal (en obras). Este testimonio gráfico corrobora cuanto hemos expuesto.

En el centro, don Luis Cortí en una instantánea tomada en la calle Marqués del Muni, en las famosas fiestas de principios de los años 50

Como profesor y Secretario del Colegio Santa María, fueron muchas la generaciones de alumnos que pasaron por sus manos, saliendo de ellas eminentes profesionales de las más diversas especialidades, que brillando con una magnitud extraordinaria le dieron a Guía renombre y una categoría sin parangón en la Historia de Canarias. Don Luis fue un enseñante muy versátil, que yo sepa -y le conocí bien- jamás hubo una asignatura que se le resistiera. Cuando ya el colegio empezó a declinar por la implantación del Instituto, cuya competencia no pudo aguantar, el citado colegio Santa María se convirtió en una pequeña academia, que llevaban solo él y una profesora de Agaete llamada Julia Mendoza.

Cuando al fin le fue condonada la pena o sanción que sobre él persistía -por cuestiones políticas-, y le fue reconocido su valor como eminente profesor y abogado, fue nombrado Director del Instituto Laboral de una ciudad andaluza, -creo recordar que era Lebrija-, y ejerciendo allí como tal hizo el doctorado que le había sido negado sistemáticamente por el régimen franquista. Al poco tiempo pidió traslado al Instituto de Guía, donde concluyó su vida como profesional de la enseñanza.

Con verdadero acierto dirigió grupos de teatro, tanto en el colegio como fuera del mismo, rodeándose de un grupo de jóvenes de Guía que dando la talla por él exigida, se exhibieron en muchos teatros con gran nivel y acierto; entre éstos, Andrés Guerra, José Carlos González Ruiz, Ulises Miranda, Manuel Díaz Cruz, su hermano Eduardo y muchos más, constituían lo que se llamaba en aquellos tiempos "teatro de escuadra" y obtuvieron grandes y resonados premios.

Don Luís Cortí fue un entusiasta habitante de nuestro pueblo y, sin ser natural del mismo, supo comportarse siempre con el orgullo que tanto dignifica la semblanza que reviste a los guienses, por eso estimo, dado su comportamiento en pos de la grandeza y el bienestar de Guía, merece ser reconocido como personaje popular del mismo. Y termino reproduciendo las palabras con las que Antonio Aguiar se refería a él en el pregón de las Fiestas de 2003: "Persona avanzada para su tiempo que, además de sus enseñanzas innovadoras, nos ayudó a varias generaciones a forjar una personalidad basada en el afán por aprender, la constancia en el estudio, la tolerancia, el libre albedrío y la necesaria expansión del espíritu. A mi juicio, Guía sigue estando en deuda con don Luis Cortí Vilás. Aunque en su día se le dedicó un colegio de EGB en Becerril, don Luis acumuló meritos más que sobrados para que el Instituto de Guía lleve su nombre. Aún estamos a tiempo".

Foto superior: Don Luis Cortí Vilás en 1973




Modificado el ( martes, 05 de agosto de 2008 )