Inicio arrow Bibliografia arrow Música de papaguevos arrow Las primeras luces Ciudad de Guía, 27 de mayo de 2019

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
martes, 31 de julio de 2007
LAS PRIMERAS LUCES
Música de Papagüevos


Santiago Gil
            
   

Estamos marcados inevitablemente por las primeras luces. El arrebol de los atardeceres de nuestra infancia nos enseñó a buscar siempre la belleza y armonía, la emoción de los trazos delicados o la fuerza desgarradora de un rojo intenso o casi negro de nubes y de noche. En medio de la calle y de los juegos, o en mitad de una finca de plataneras, uno miraba al cielo y veía una fiesta de colores a su alrededor. Y luego estaba el horizonte, con el mar más oscuro y decadente, de noche anticipada, cuando mirabas hacia La Atalaya o Llanos de Parra, o el más luminoso y vívido, final último de los días, cuando lo hacíamos hacia Sardina, Agaete o Tenerife. El mar lejano iba marcando las pautas a las tonalidades del cielo, y el Teide, siempre el Teide como referencia mágica y totémica de nuestra infancia, ponía la solemnidad y la grandilocuencia trasmutando su color o el brillo de las nieves que tantos sueños despertaban en cada uno de nosotros.

No creo que entonces describiéramos como lo estoy haciendo yo ahora una puesta de sol. Entraba dentro de la normalidad. La belleza era entonces parte del paisaje. Sólo al paso de los años, cuando uno recuerda esas luces y esa majestuosidad celeste encima de nuestras cabezas, se da cuenta de lo afortunados que fuimos y de cómo quedamos marcados para siempre por ese concepto de lo bello y de lo emocionante. Fueron miles de ocasos arrebolados y cargados de amarantos y de improvisadas tonalidades para las que no creo que contáramos con nombres descriptivos. Los colores de entonces se veían y desaparecían para siempre. Ni siquiera las fotos eran capaces de guardar aquellos idílicos momentos. Sí el recuerdo, sin que uno lo supiera entonces, el recuerdo, ese extraño que camina con nosotros y que guarda sólo lo que a él le viene en gana, fue conservando nítidos todos aquellos momentos memorables.

Y luego estaba el azul, la sensación de que uno vivía siempre protegido en el azul del cielo y del mar. Las horas de la tarde, por ejemplo, se me siguen presentando silenciosas, quedas, sólo con sonidos de pájaros e insectos, y siempre con ese azul radiante sobre nuestras cabezas. El azul y el sol luminoso contribuyendo a que el tiempo pareciera todavía eterno. Uno se recuerda solo entre esos colores y las calles o los barrancos de la infancia. Nos sentimos bien cuando el recuerdo nos devuelve ese calor tan cómplice y tan cercano. Y también cuando en cualquier momento memorable del presente nos sentimos igual de arropados bajo aquel sol de justicia que paradójicamente se vuelve evocador cuando ya no azota nuestra espalda o nuestra frente sudorosa. El sol, el azul, el arrebol de la tarde o la tibia hondura del alba nos acompañan calentando cada paso que vamos dando por el mundo. Nos basta el recuerdo de cualquiera de esos rayos o de esos cielos eternos para salvarnos de la mediocridad, de la estulticia o del miedo. Aquellas luces, nuestras primeras luces, siguen alumbrando cada uno de nuestros días. Si nos ven esbozando una media sonrisa en mitad de una tormenta en Londres o en París no es que estemos locos de remate. Sólo andamos recordando nuestro cielo y nuestro sol, aquella insondable belleza que llevamos en el brillo de nuestra mirada allá donde nos conduzcan los pasos cada vez más erráticos de nuestra existencia. Uno es casi más de la luz que de la tierra que le vio nacer, de las primeras luces, de aquéllas que no se apagan ni cuando el mundo parece empeñado en echarnos encima todo su abismo de noche y de negrura. Cierra los ojos y recuerda cuando alzabas la vista a los once o doce años de un tarde de primavera en medio de la plaza. Quédate con esa luz. No la pierdas nunca. Ahí siempre estarás a salvo.

Mayo de 2007.


IR A LA WEB DE SANTIAGO GIL


Modificado el ( martes, 31 de julio de 2007 )
 


INFORMACIÓN RELACIONADA

MÚSICA DE PAPAGÜEVOS (1)
En la casa de Saulo
EN LA CASA DE SAULO
 

Música de Papagüevos

Por Santiago Gil


No sólo jugábamos en la calle. Los días de lluvia buscábamos refugio en nuestra casa o en las casas de nuestros amigos hasta que escampaba. Los niños éramos como las moscas o los pájaros y ya sabíamos desde que empezaba el día cómo iba a estar el tiempo. Todavía conservábamos un sexto sentido más en contacto con la naturaleza, una especie de herencia atávica que luego hemos ido perdiendo con el paso de los años y el alejamiento de la tierra mojada. 
Leer más...
 


Por Santiago Gil

Los recuerdos no tienen segundas partes. Vienen cuando quieren y se esconden de ti y de la gente si nos les interesa que removamos el pasado por el que ellos ya transitaron. Si no los escribimos no existen. Y además morirán inevitablemente con nosotros. 
Leer más...
 
B I B L I O G R A F Í A
Reseña del libro de Javier Estévez "Días de paso"

Santiago Gil

Javier Estévez acaba de publicar su primera novela. Para cualquier escritor ese momento es inolvidable. No es su primer libro publicado, pero sí el primero en el que la ficción trata de contar lo que a veces no conseguimos entender por más que tengamos las respuestas delante de nuestros propios ojos.
Leer más...
 
EL JUEVES 24 A LAS 20:30 HORAS
Presentación de la primera novela de Javier Estévez

El próximo jueves 24 de abril será presentada la primera novela de Javier Estévez Domínguez, acto que  tendrá lugar en el Teatro Cine Hespérides de la ciudad de Guía de Gran Canaria. Ese día el autor estará acompañado de Gloria Betancor  y Pedro Domínguez que hablarán del autor y presentarán la novela al público.
Leer más...
 
EN FORMATO ELECTRÓNICO
"El destino de las palabras", de Santiago Gil, puede adquirirse en Amazon


Attikus Editores acaba de editar la novela escrita por Santiago Gil, El destino de las palabras. El nuevo proyecto editorial comandado por Guadalupe Martín Santana inaugura con este título su catálogo de propuestas literarias.
Leer más...
 

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad