Inicio arrow Bibliografia arrow Música de papaguevos arrow "La pachorra de los caracoles" Ciudad de Guía, 28 de julio de 2017

  Share on facebook Share on twitter

"La pachorra de los caracoles" PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
miércoles, 18 de abril de 2007

Música de Papagüevos

Por Santiago Gil

Ahora que todo parece que se ha acelerado y que se acabaron los sosiegos y las saudades del pasado, quisiera recordar la pachorra sabia y sempiterna de los caracoles de mi infancia. De vez en cuando me los tropiezo en los campos y en los jardines justo después de la lluvia. 

No sé si son los mismos porque no conozco la esperanza de vida de un caracol ni si son capaces de desplazarse decenas de kilómetros con su lenta velocidad constante. La sensación es que siguen siendo los mismos que miraba de niños en los campos guienses. Me imagino que yendo tan despacio y sin agobios la vida se les hará más larga, o al menos les cundirá mucho más que a nosotros, eternos acelerados sin saber hacia dónde nos dirigimos a esa velocidad cada día más vertiginosa e hilarante con la que estamos desperdiciando la propia esencia de nuestra vida.

Pocas veces nos deteníamos de niño, pero cuando lo hacíamos era porque realmente merecía la pena. Los caracoles nos paraban en los caminos. No nos salía la sádica conducta infantil de ir destrozando todo lo que uno se encuentra por delante. Con los caracoles teníamos piedad y nos sentábamos en las piedras o en los riscos a esperar que salieran de sus caparazones. Aparecían poco a poco los cuernos, desconfiados, y luego salía todo el cuerpo de espuma que se desplazaba como un buda relajado por la tierra mojada. Alguna vez he escrito poemas sobre los caracoles y su sabia noción del tiempo. Ya digo que de niños jamás se nos ocurrió pisarlos, y al que lo hacía le largábamos dos tortazos o una buena reprimenda. Éramos sensibles y observadores. Nos parábamos delante de los caracoles como mismo lo hacíamos mirando los sapos de las maretas, las mariposas de abril o los contornos nevados del Teide que se nos aparecía en mitad de la tarde según mirábamos al horizonte. Uno no sabía entonces que estaba aprendiendo cosas de la vida que no iba a olvidar nunca, y todavía hoy sigue sorprendiéndome aquella saudade mágica de los caracoles. Luego estaban los burgaos de las costas, pero éstos eran más prosaicos y apenas se movían de las rocas. Los nuestros, los chuchangos, podían ser enormes y extender sus cuerpos de espuma por el barro llevando tras de sí esa casa que todos desearíamos llevar siempre a cuestas cuando nos perdemos por el mundo. Hoy sigo teniendo cuidado con mis pasos cuando camino sobre la tierra mojada. Me pongo de mal humor cuando en un despiste siento el crujido de algún caparazón hecho añicos y el dolor silente del caracol moribundo. Me gusta observarlos y aprehender su noción del tiempo y sus ritmos cotidianos. Uno quisiera sacarle la misma esencia que le sacan ellos a la vida. Ir despacio es una forma de exprimir el tiempo y de no dejar que nos agote y nos desespere con su paso veloz, vertiginoso e insensible. Ahora los ritmos los marcan otros, y desde que nos despistamos nos perdemos lejos del acontecer tranquilo y sabio de la naturaleza. Por eso nos cuesta tanto encontrar el norte. En ese sentido escribir también es una manera de detener o refrenar el tiempo. Cada paso que damos debería tener una gran importancia; sin embargo andamos insensibles, dejándonos llevar, sin enterarnos ni dónde pisamos ni por qué lo estamos haciendo. Vivimos exactamente igual, y cuando nos empezamos a dar cuenta la mitad de nuestra vida ya se nos ha escapado entre los dedos. Por eso hay que volver al caparazón de nuestros propios recuerdos de vez en cuando, caminar con ellos, valorarlos, y moverlos lentamente a medida que nos movemos nosotros. Eso es lo que hacen los caracoles cuando arrastran sus caparazones. Van despacio porque llevan toda su vida tras de sí, y la mueven con esa pachorra que también estilaban nuestros antepasados para sacarle más partido a su existencia. No debemos dejar de observarlos cuando salen a los campos después de la lluvia. Su bendita lentitud nos puede ayudar a salvarnos. Ellos también llegan a su destino, pero no se mueren antes tratando de correr como locos por los campos. Han aprendido a no suicidar ni un solo minuto de su tiempo.

Abril de 2007.

Abril de 2007.






IR A LA WEB DE SANTIAGO GIL

Modificado el ( jueves, 26 de abril de 2007 )
 


INFORMACIÓN RELACIONADA

MÚSICA DE PAPAGÜEVOS (1)
LIBRO COMPLETO
Música de papagüevos I (LIBRO COMPLETO)


Santiago Gil

En Música de Papagüevos, Santiago Gil relata vivencias de la infancia, haciéndonos revivir emociones, colores y aromas de aquella maravillosa etapa, que también fue la nuestra. Santiago Gil nació el 10 de abril de 1967 en Guía de Gran Canaria. Es Licenciado en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, donde frecuenta los ambientes literarios, forma parte de distintos proyectos creativos y colabora en varios programas radiofónicos.
Leer más...
 


LOS NIÑOS CON BOTAS
Por Santiago Gil

Supongo que muchos niños seguirán naciendo con los pies planos. A lo mejor sería lo más deseable para andar por el mundo. Tal vez la naturaleza, que es sabia y actúa según los principios de Darwin, no quiere que nos asentemos a la tierra y pisemos seguros sobre ella, entre otras cosas porque el planeta cada vez está más complicado de pisar. 
Leer más...
 
B I B L I O G R A F Í A
Reseña del libro de Javier Estévez "Días de paso"

Santiago Gil

Javier Estévez acaba de publicar su primera novela. Para cualquier escritor ese momento es inolvidable. No es su primer libro publicado, pero sí el primero en el que la ficción trata de contar lo que a veces no conseguimos entender por más que tengamos las respuestas delante de nuestros propios ojos.
Leer más...
 
EL JUEVES 24 A LAS 20:30 HORAS
Presentación de la primera novela de Javier Estévez

El próximo jueves 24 de abril será presentada la primera novela de Javier Estévez Domínguez, acto que  tendrá lugar en el Teatro Cine Hespérides de la ciudad de Guía de Gran Canaria. Ese día el autor estará acompañado de Gloria Betancor  y Pedro Domínguez que hablarán del autor y presentarán la novela al público.
Leer más...
 
EN FORMATO ELECTRÓNICO
"El destino de las palabras", de Santiago Gil, puede adquirirse en Amazon


Attikus Editores acaba de editar la novela escrita por Santiago Gil, El destino de las palabras. El nuevo proyecto editorial comandado por Guadalupe Martín Santana inaugura con este título su catálogo de propuestas literarias.
Leer más...
 

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad