sábado, 24 de enero de 2009
DATOS SOBRE LA DEVOCIÓN A SAN SEBASTIAN EN GRAN CANARIA Y EN LA CIUDAD DE GUIA

José Fernando Moreno Molina

Era costumbre arracada durante las épocas preindustriales el que se pidiera masivamente ayuda celestial cuando se producían epidemias de ciertas enfermedades. En este sentido, una de las  plagas más temidas era la peste. También era tradición la creencia de que, erigiéndole un santuario a alguno de esos abogados contra dichas catástrofes, su presencia en la entrada de los pueblos  "frenaría" allí el avance de tan temidas enfermedades.

Uno de los santos más populares al respecto era San Sebastián, mártir que cuenta con  ermitas en las localidades grancanarias de Agaete. Gáldar_y Guía, aunque también llegó a tenerlas  en otros cascos urbanos, como Arucas o Las Palmas de Gran Canaria; tampoco hemos de olvidar  el espléndido neoclásico templo parroouial que, en honor a este santo, se encuentra en la Villa de  Agüimes.

Centrándonos en el casco de Guía de Gran Canaria, la presencia de San Sebastián es muy  temprana: existía en 1528 su pequeño santuario, siendo este el tercer templo fundado en la localidad,  ya que por ese entonces habían sido erigidas las ermitas en honor a Santa María de Guía (que pronto,  en 1533, subiría al rango de parroouia), la de San Roque (Santo que también es invocado contra la  peste y la lepra, y cuya iglesia se ubica en otra de las entradas a la localidad).

El venerado San Sebastián contó con una primera imagen que, se sospecha, sea una hallada hace algunas décadas en las Cuevas de Fregenales. Su altura aproximada es de ochenta centímetros,  presenta rasgos arcaizantes propios del estilo gótico, cuenta con perilla y chivo y tiene mutiladas las  manos. Esta efigie sería sustituida por la actual a finales del siglo XVIII; se trata de una obra de José Luján Pérez que, al parecer, el imaginero talló por encargo de su paisana Ignacia de Silva a cambio de  una cuarta del vino que esta señora guardaba en sus bodegas de Llanos de Parra.

La Ermita siempre fue propiedad de los vecinos de Guía, de cuyos habitantes salían los organizadores de la celebración anual (hecho que gozaba de tal arraigo que, durante muchos años, el  20 de enero, festividad litúrgica del mártir, era elegido como una de las jornadas de las fiestas locales designadas por el Ayuntamiento de la ciudad). Entre las actividades destacaban el traslado procesional dé la imagen al templo parroouial y posterior retorno a "su casa", la rifa del arco en la tarde del 20 de enero y el novenario realizado durante los días siguientes.

Pero no siempre estuvo abierta la Ermita: hubo períodos en los que permanecería cerrada al culto. En esos casos el Santo recibía culto en el Templo Parroouial.

La amplia devoción popular al Santo asaeteado también se manifestaba en la creación de coplas que hacen mención a hechos variados, como los que se citan a continuación:

"SAN SEBASTIÁN. SANTO MÍO,
TROCITO DE NARANJERO,
¿TE ACUERDAS DE CUANDO FUISTE DE MI BURRO AMARRADERO?". "
AHÍ VIENEN LOS REYES POR SAN SEBASTIÁN,
EL MÁS CHIQUITITO SE LLAMA GASPAR".                                                              

José Fernando Moreno Molina. Enero de 2009.

NOTA: LA FOTO DE LA ERMITA ES PROPIEDAD DE INFONORTEDIGITAL.COM

Perfil biográfico de José Fernando Moreno Molina

El 1 de agosto de 2008 tuvo lugar  en la Casa de la Cultura la inauguración de la exposición sobre la “Evolución de las Fiestas de la Virgen a través de los Programas entre 1948 y 2008”, recopilados por José Fernando Moreno, Historiador.

Desde muy joven, este profesor de Geografía e Historia empezó de manera inconsciente y espontánea a conservar aquellos programas de fiestas que caían en sus manos. Ese sería el comienzo de una colección que abarca los municipios de Gran Canaria (ya sean editados por los propios ayuntamientos como por las distintas comisiones de los barrios), así como una amplia representación de las demás islas del Archipiélago y de otras comunidades autónomas.

Dentro del marco de las Fiestas de la Virgen 2008 esta exposición es muestra de la parte más completa de la colección: en ella se puede comprobar la evolución de las fiestas patronales seguía a partir de 1984, conociendo o recordado los actos que habían sido programados cada año; así mismo, la presentación de éstos en los distintos programas de la mano reflejan los cambios de mentalidad política y social desde hace 60 años hasta la actualidad.

Leer más ...


Modificado el ( miércoles, 04 de febrero de 2009 )