lunes, 17 de noviembre de 2008
PSICOGRAFÍAS
“Hay gente que se levanta de la cama buscándose titulares”

Titulares

Santiago Gil


Hay gente que se levanta de la cama buscándose titulares. Se tocan por todo el cuerpo, le dan vueltas al magín o abren la nevera tratando de encontrar alguna ocurrencia llamativa con la que saltar a los medios informativos. Todos conocemos a políticos, artistas, pavitontos de la farándula o jesulinas de tres al cuarto que no hacen otra cosa que llamar la atención a todas horas. Les vale todo, desde la negación del cambio climático o los efectos del alcohol en la conducción hasta el invento de un ligue inexistente. No es fácil salir de plano y dejar de ser noticia cuando se tiene un ego que depende por completo de la opinión pública. Uno se imagina a esos personajes cavilando como almas en pena por su casa, o llamando a sus parientas para preguntarles si el grano que les acaba de salir en la rodilla podría servir como titular en algún informativo. Da lástima verlos haciendo el ridículo por no saber quedarse, como decía Pascal, tranquilamente en su casa.

Pero esos personajes no saben que hace tiempo que se están despertando con un titular grabado en la frente. Hay que tener cuidado con lo que se sueña porque, aunque a veces nos parezca mentira, los sueños se acaban cumpliendo, incluso los que parecían sueños imposibles. Pero en ese caso el cuerpo, que lo va somatizando todo, se nutre de la idiotez o de la inteligencia de cada persona. Tu frente se puede presentar una mañana recordándote delante del espejo que eres un sinvergüenza o un vivalavirgen. La mayoría de las veces esos personajes no se dan cuenta de que llevan grabados los titulares en su propia cara. Ellos nos dicen una cosa y su frente, que nunca miente cuando aparece escrita, nos cuenta justo lo contrario. Da pena verlos arrastrándose por todas las Tómbolas con sus mentiras a cuestas. Se creen lo más fetén de los noticiarios y de los programas del petardeo sin saber que también sus ojos, que como todos sabemos no son más que los espejos del alma, se alían con su frente y van poniendo en solfa todo cuanto van largando según la cotización semanal de la mentira o el insulto.
 
No hace falta que se obsesionen y que se vayan corriendo al espejo cuando terminen de leer este artículo. Uno escribe metafóricamente, pero nunca se sabe. Por si acaso, sí sería conveniente que tuviéramos en cuenta todo el rato esa somatización de las palabras y de los titulares. Todos tenemos en mente dos o tres personajes que cuando dicen negro su frente y sus ojos están diciendo blanco, y viceversa. Ellos no lo saben, pero están cogidos. Quien se engaña una vez delante del espejo se engaña para siempre. Y se pierde, se extravía y ya no hay quien lo salve del ridículo. No importa que luego se desdigan. Ya quedan ungidos y titulados para siempre donde mismo nos ponían de niños una cruz de ceniza.

CICLOTIMIAS

Es cierto que somos química, pero cada cual se formula luego como le viene en gana.



Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

MI BLOG: www.
santiagogil.com


PUBLICADO EN CANARIAS7


Modificado el ( domingo, 16 de noviembre de 2008 )