sŠbado, 05 de enero de 2008
La Plaza Chica


Por Sergio Aguiar y Javier Estévez

Segundo cap√≠tulo dedicado a los espacios arbolados hist√≥ricos del municipio. A la Plaza Grande le sucede La PLaza Chica. Estamos ante una vertiente desconocida y novedosa de nuestra historia municipal, que no har√° m√°s que enriquecer y completar las investigaciones ya realizadas por otros investigadores profesionales y noveles. 

Al igual que la Plaza Grande, la Chica, así denominada en contraposición a aquella, que está situada a escasos metros y es mayor en metros cuadrados, también ha tenido a lo largo de su historia diversas denominaciones. La más antigua fue la de Plaza del Mercado, pues en ella se desarrollaba semanalmente un mercado de ventas de todo tipo de productos, especialmente los domingos y días de fiesta.

Documentalmente hablando, la primera noticia que hemos localizado de esta plaza la encontramos en el a√Īo 1835, por medio de un expediente abierto por el Ayuntamiento contra el coronel del Regimiento de Milicias de Gu√≠a, Juan Gregorio Jaquez de Mesas, del que se deduce que la plaza fue agrand√°ndose a base de un huerto o solar propiedad del coronel. Pues en la alegaci√≥n de Jaquez de Mesas podemos leer:

“...que los materiales que cerraban los muros quedaron
en aquella parte descubiertos y a merced del que quisiera; pero
como adem√°s en la misma plaza y en los domingos hay una
especie de feria, los concurrentes por no estar de pie, o lo que
es m√°s cierto, para llevar a cabo la empresa de socavar el sitio
de piedras proporcionadas, que coloc√°ndolas junto al mercado
se sentaban, pero concluida la feria, las dejaban allí sin
tornarlas a su sitio....Penetrado el Sr. Coronel Jaquez de que
todo el empe√Īo de aquellos nagüetes era reducido a que el sitio
quedase arrasado sirviendo para aumentar la Plaza...se ha
visto que el Ayuntamiento y sus concejales del pueblo de Guía
se han apoderado del referido sitio y por medio de peones han
arrojado los materiales que habían en el barranco extrayendo
los terrumes que también se conservaban allí, le han
terraplenado y ensanchando la plaza como si no tuviera due√Īo
conocido...‚ÄĚ.

Podemos deducir de este contencioso que el coronel Jaquez era propietario de la casa y del huerto que hab√≠a junto a la misma, y que no es otra que la que ocup√≥ durante muchos a√Īos el Ayuntamiento de Gu√≠a y el Colegio Santa Mar√≠a, as√≠ como diversos negocios, entre otros el de la familia √Ālamo Hern√°ndez.


ACCEDER AL TEXTO √ćNTEGRO DE ESTE CAP√ćTULO


Modificado el ( martes, 08 de enero de 2008 )