Esplendor en la Rama, con asistencia masiva
miércoles, 29 de noviembre de 2006

Joaquín Rodríguez

Guía, 18 de septiembre de 2006

Las 12:00 de ayer sábado, marcadas por el reloj que en testamentaría regalase el insigne escultor José Luján Pérez a su ciudad natal, con los profundos y fuertes sones de María Petra, la campana que también regalara otro ilustre hijo de Guía, el canónigo y arcediano D. Pedro José Gordillo y Ramos, junto a docenas de voladores, fue le inicio de la Fiesta de Las Marías.

Esplendor en la Rama, con asistencia masiva

Guía, 18 de septiembre de 2006.
Joaquín Rodríguez

Las 12:00 de ayer sábado, marcadas por el reloj que en testamentaría regalase el insigne escultor José Luján Pérez a su ciudad natal, con los profundos y fuertes sones de María Petra, la campana que también regalara otro ilustre hijo de Guía, el canónigo y arcediano D. Pedro José Gordillo y Ramos, junto a docenas de voladores, fue le inicio de la Fiesta de Las Marías. Tal y como estaba programado por los Mayordomos, a las 17:00 horas, los romeros se concentraron en Vergara, llegados en guaguas puestas al efecto y sin costo, en vehículos de familiares, o a pie como los vecinos de Montaña Alta y aledaños.
No quiero dar cifras porque soy un negado para ello, incapaz de calcular el número de asistentes, pero sólo puedo decirles que era un número muy elevado ¿1.345?; las 8 guaguas repitieron y la mayoría tripitieron. La alegría de ver mucha juventud. Para algunos era su primera vez, se les veía ilusionados sí, pero algo despistados.
Es igual, cuando llegamos a las Tres Cruces, ya padecían el “síndrome de la Cigarra”. ¡Ya no habrá quien los pare! Serán los depositarios de la promesa de sus ancestros: “Hacer fiesta grande de agradecimiento a María Santísima de Guía, por haberles librado de la más terrible plaga de cigarra sufrida en nuestra isla”. ¿Dije juventud?. Juventud, bebés, niños, maduros y mayores; incluso –no podía faltar– el sacerdote de las medianías guienses D. Roberto García, haciendo sonar su caracola, como si de celestial trompeta se tratase. Y es que, ¡queridos amigos!, el “síndrome de la Cigarra” es muy virulento.
Y como fondo, como acompañamiento, el pegadizo “toque de las Marías”, ejecutado por un gran número de tambores y cajas de guerra junto al profundo sonido de caracolas y bucios. En el Hospital de S. Roque también era impresionante el número de personas que nos esperaban. Tras bailar un rato al son de la Banda de música “Vitamina Band” se siguió hasta la Plaza de S. Roque, y por último frente al Templo parroquial, en cuyo pórtico nos esperaba nuestra excelsa Madre, la Virgen de Guía, con su manto verde y el Divino Niño portando en su índice una cigarra de oro. Pero... ¡Pare usted!, lo demás parece otra historia no vista en lugar alguno: Muchísimos romeros (¿3.456?) ante María Santísima de Guía, la Estrella y Guía de Gran Canaria, bailando la Rama a la par que le agradecían su intervención ha ya casi 200 años.
Y luego, con tambores, cajas de guerra y caracolas, todos detrás de la Virgen al interior del Templo (los que cupieron), y por más de quince minutos continuaron sonando caracolas y percusión, con Vivas a la Virgen, plegarias, emoción, lágrimas, asombro de los primerizos... Palabras de agradecimiento de los Mayordomos... ¿Usted estaba allí, querido lector? ¿No? ¡Lástima! Procure andar más ligero el próximo año. Ya sabe: el 3º fin de semana de septiembre. En la noche, el acreditado Festival Folklórico de Música Canaria, en su XXII edición, con la participación de “Faro de Maspalomas” (S. Bartolomé de Tirajana), Atidamana” (Las Palmas de Gran Canaria), La Peña (S. Bartolomé de Lanzarote) y Lairaga del Norte (Santa María de Guía). ¡T o d o u n l u j a s o! Para hoy domingo, la solemnísima Función, la Procesión y la Ofrenda votiva. Hoy Guía, es la capital de la Gloria.

PÁGINA PERSONAL DE JOAQUÍN RODRÍGUEZ 
Modificado el ( sábado, 03 de enero de 2009 )