Una verguenza
miťrcoles, 18 de abril de 2007
Una verguenza en tierras guienses

Cada vez que me desplazo a mi querida tierra -Gu√≠a de Gran Canaria- observo con pena y a la vez con rabia el pasaje que tengo que tomar para cambiar de la pista a la carretera que se dirige a mi pueblo, un pasadizo en forma de peque√Īo t√ļnel, que inici√°ndose a la altura casi de la Villa Melp√≥mene en el camino hac√≠a Llanos de Parra sale frente a los antiguos Almacenes de los Roques. Por Juan D√°vila-Garc√≠a

En este aspecto se hace una vez m√°s patente la desconsideraci√≥n de las autoridades, -las que sean-, con respecto a los ciudadanos de Gu√≠a y muchas gentes que procedentes de otros pueblos no entran en el mismo por la fealdad ignominiosa que representa en citado acceso y deciden pasar de largo. En diferentes ocasiones le he manifestado a nuestro estimado alcalde Fernando Ba√Īolas, la incongruencia que representa tan nefasto acceso para una ciudad de la categor√≠a de Gu√≠a en cuyo interior se encuentra uno de los m√°s hermosos cascos antiguos de Canarias y que deb√≠an ser promocionados como tal.

Nuestro pueblo tiene muchas cosas que ense√Īarle a los visitantes que al mismo arriban, entre estas destacar el bello Camerino de la Virgen, todo lo que constituye el entramado de la iglesia con su arquitectura neocl√°sica y las veneradas im√°genes que en el mismo se albergan con especial incidencia las esculpidas por Luj√°n P√©rez, donde destacan todas las relativas a la pasi√≥n, y la hermosura sin igual de la Virgen de las Mercedes posiblemente unas de las obras m√°s importantes de cuantas realizo nuestro insigne paisano. Alababa hace unos d√≠as en una tertulia de amigos las impresionantes bellezas que posee mi pueblo y alguien con raz√≥n me realzaba la grandilocuencia del citado casco antiguo, tan impoluto y conservado, como sino hubieran pasado los a√Īos por el, incluso otros me indicaban el resurgir de Gu√≠a especialmente en la zonas nuevas de Marente y la Huerta, donde se observa un crecimiento muy homog√©neo ‚Äďen lo referido a sus construcciones-, de caracter√≠sticas posmodernistas y que se va ampliando d√≠a a d√≠a, es muy posible que esa sea la zona que le vuelva a dar Gu√≠a la categor√≠a que siempre tuvo con relaci√≥n a los dem√°s pueblos de noroeste. Tambi√©n mi pueblo posee un notorio relicto prehisp√°nico, donde destaca el Cenobio ‚Äďy no granero- de Valer√≥n y el Tagoror del Gallego con su gran cantidad de t√ļmulos funerarios.

No nos permiteremos caer una vez m√°s en el t√≥pico de la desidia, nuestro pueblo esta en el buen camino, son muchas las cosas buenas que se est√°n realizando gracias a la excelente labor de su alcalde, un patriota donde los haya y seremos muchos los que sigamos su seguro caminar en pos de obtener la grandeza perdida. Gu√≠a de Gran Canaria tiene que volver a por sus fueros y nada ni nadie nos va a impedir, que la herencia que nos dejo nuestro fundador Sancho de Vargas y Machuca vuelva a ser mancillada, como un nuevo amanecer Gu√≠a tiene que volver a su esplendor de anta√Īo, ya nos hemos inhibidos de aquellos comportamientos caciquiles que algunas familias sin ninguna preponderancia obviaron nuestro sentir patri√≥tico llevando a nuestro pueblo a la m√°s ignominiosa decadencia.

Cuanto he manifestado aquí puede ser posible, pero necesitamos que las necesidades del pueblo sean cubiertas, como primera providencia estimo necesario que la entrada a nuestro municipio y que ya he expuesto, sea arreglada cuanto antes, que desaparezca ese angosto puentecillo de connotaciones escatológicas y en que su lugar se haga una rotonda perfectamente rotulada donde se anuncie todas las maravillas que Guía le ofrece al visitante.

Que el acicate que nos mueva a llevar adelante tal labor no sea adventicia, sino que sea toda una realidad. Como siempre es para mi un honor ponerme a disposici√≥n de las autoridades de mi pueblo y de su gente, para llevar adelante tan importante obra, y decirle a sus habitantes tan queridos por mi, que todo consiste en ponernos en marcha exigiendo a quien sea, -cabildo, gobiernos aut√≥nomo o central-, que Gu√≠a existe y que dada su encomiable historia se la tenga en cuenta, y que a la urgencia debida se nos arregle el acceso al pueblo, para que este pueda ofrecer sus excelencias a quien decida visitarnos y dejemos de decir como hasta ahora una vergüenza al menos en lo referido en este articulo.

Esta direcciůn de correo electrůnico estŠ protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


 
Modificado el ( lunes, 05 de enero de 2009 )