sbado, 08 de agosto de 2015
Centenario del Hospital de San Roque

Pedro González-Sosa
Cronista oficial

Se celebra el lunes 10 de agosto de 2015
, dentro de los actos del programa preparado por el ayuntamiento con motivo de sus fiestas patronales, el primer centenario de la implantación en Guía de Gran Canaria del que constituyó el también primer hospital allí abierto para el servicio no solo de la población guiense sino de aquella zona, a propósito de cuyo acto nos permitimos agregar unas breves notas como ampliación a lo recogido en el programa festero de este año pergueñadas por el archivero municipal Sergio Aguiar Castellano.

Aquel primer centro hospitalario nació gracias a las gestiones realizadas a mediados de 1914 por el consejero del Cabildo Insular de Gran Canaria Santiago González Martín. El 6 de junio de aquel se leyó en la Comisión de la corporación que presidía Tomás de Zárate y Morales la propuesta del guiense con un presupuesto de 7.127,85 pesetas de las de entonces para la creación de un hospital comarcal proponiendo en la sesión de 23 de octubre siguiente alquilar en la localidad un edificio adecuado y suficiente para las labores que debería cumplir dicho centro. Se aprueba igualmente el pliego de condiciones por el que se debería regir la contratación del edificio para tal fin, que, según se recoge en la nota del programa, las características del habitáculo debería tener "salas para hombres, de mujeres, de operaciones, habitación para partos, departamento para las futuras hermanas de la Caridad, servicio de cocina, despensa y aseos". La misma corporación decide en abril de 1915 adjudicar el contrato de alquiler por cinco años al vecino de Guía Manuel Bautista Aguiar propietario de dos casas anexas señaladas con los números 9 y 11 de gobierno de la calle popularmente conocida como del Agua y en la actualidad rotulada con el de Luis Suárez Galván, exigiéndole la realización de algunas reformas, señalando como alquiler mensual la cantidad de cien pesetas de las de entonces que se compromete a sufragar el ayuntamiento del que era alcalde Fernando Guerra Galván, iniciándose el arrendamiento a partir del primero de julio de aquel 1915, según recoge el Boletín Oficial de Canarias de 30 de junio anterior, en el que aparece, igualmente, el nombramiento del doctor José Blanco Hernández como "médico interino y gratuito". Además, el Cabildo acuerda el alquiler de una huerta anexa al edificio elegido -en realidad eran dos casas colindantes- por el precio anual de 300 pesetas anuales "con destino al descanso de los enfermos cuando lo prescriban los facultativos".

El primero de octubre de 1915, con la convulsión que también padecía la isla como consecuencia de la Guerra Europea, inició su andadura el centro como Casa de Socorro pues todavía no funcionaba como hospital para lo que se precisaba la presencia de una comunidad de hermanas de la Caridad para asistencia a los enfermos, religiosas que todavía tardarían en llegar dos años. Al acto de inauguración asistió el alcalde, "el consejero del Cabildo señor Bertrana, el subdelegado de Medicina de la isla y tres médicos", según las escuetas reseñas recogida en la prensa de aquellos tiempos. En la sesión del Cabildo de 6 de octubre de aquel año se da cuenta de la recepción de numerosos telegramas recibidos por el presidente del Cabildo con motivo de su inauguración unos días antes, entre otros uno del alcalde de Guía en el que "agradece la puesta en marcha de una Casa de Socorro en el Hospital de esta Ciudad", y otro del presidente del casino de la localidad. Para poder iniciar su actividad hubo de recurrirse a una suscripción abierta por Santiago González Martín que reunió la cantidad de 4.356 pesetas, a lo que se añadiría le donación de muebles, loza y material quirúrgico. Las hermanas de la Caridad del Hospital de San Martín, de la que era superiora sor Jesús Rodríguez, confeccionaron ropas y colchones, según recoge Manuel Ramírez Muñoz en un trabajo publicado en este mismo periódico en mayo de 1993.

Pero no sería hasta el 10 de diciembre de 1917 cuando en realidad el centro se convirtió en autentico hospital con la llegada de las primeras hermanas de la Caridad para asistencia a los enfermos, servicios de cocina y limpieza de las distintas dependencias que conformaron, igualmente, la primera comunidad religiosa allí establecida formada por las religiosas sor Pilar Rodríguez Bolaños en calidad de superiora (hermana del en aquella época deán del Cabildo Catedral Pablo Rodríguez Bolaños), sor Antonia del Castillo, sor Josefa España y sor María Muñoz quienes recibían del Cabildo 1,25 pesetas diarias por su asistencia. Seguramente el nuevo hospital guiense tenía su capilla para el uso de la comunidad religiosa por lo que en abril de 1923 el párroco José Martín Morales procedió a la bendición de una pequeña imagen de San Roque donada por el médico-director José Blanco, el administrador del establecimiento sanitario y el abogado Manuel Bautista Aguiar, el propietario de las dos viviendas alquiladas.

Desde la inauguración de aquel primigenio centro, el primero de octubre de 1915 y hasta 1917 en que llegan las religiosas, señala Ramírez, el centro había tenido 480 estancias atendidas por el Dr. Blanco Hernández quien, al mismo tiempo, había realizado 229 intervenciones quirúrgicas, fundamentalmente tumores, úlceras y afecciones genitosanitarias, entre otras asistencias.

A este primitivo hospital le seguiría la construcción de un edificio más moderno y adecuado a las necesidades de su actividad sanitaria, en tiempos de la presidencia del cabildo de José Mesa y López. En 1920 la corporación pone en marcha la iniciativa y en febrero de aquel año se celebro el acto de subasta del nuevo hospital con un presupuesto de cerca de 140.000 pesetas, pero no será hasta agosto de 1924 cuando se pone la primera piedra según recoge Diario de Las Palmas. Todavía tardaría algún tiempo en producirse el traslado del primer hospital desde la calle del Agua hasta el nuevo edificio porque se conoce que en la Comisión Permanente del Cabildo de febrero de 1929 se recibe "una comunicación del delegado administrativo del centro dando cuenta de haber sido trasladado dicho hospital al nuevo edificio".

El nuevo hospital se construyó en la falda de la llamada Montaña de Carnedagua, en un solar que, según nota publicada en Diario de Las Palmas en noviembre de 1917, donó Cayetana Manrique de Lara por lo que el Cabildo acuerda darle las gracias, según datos aportados por el Dr. Nicolás Chesa que está recopilando noticias para hacer la historia de los hospitales de Gran Canaria. Todavía en 1930, para facilitar su acceso al nuevo centro sanitario se produce la adecuación de un viejo camino rural en carretera, la actual convertida hoy en calle, que parte desde la plaza de San Roque a la Cuesta Caraballo, pasando por Las Barreras.

La celebración del primer centenario de la creación del hospital de San Roque, debe propiciar al Ayuntamiento de Guía la oportunidad de colocar en el frontis de una de las dos casas una placa recordatorio de que allí se puso en marcha la primera sede de este centro sanitario en 1915 de indudable interés social no solo para Guía sino para toda la zona del Noroeste de la isla.

Modificado el ( sbado, 08 de agosto de 2015 )