sábado, 18 de diciembre de 2010
Presencia y vivencias de los Cairasco en Guía
Mateo Cairasco y Constanza de Figueroa se establecieron por su vinculación con la industria azucarera con algunos de sus hijos, que casaron y bautizaron allí parte de su descendencia

Pedro González-Sosa

Aprovechando la interesante muestra documental que sobre el canónigo y poeta Bartolomé Cairasco de Figueroa permanece abierta en el Museo Diocesano de la ciudad no nos resistimos a pergeñar unos datos referidos a esta familia y su evidente y constatada vinculación con la zona del noroeste de la isla desde principios del siglo XVI, pero de forma principal con la entonces villa de Guía en la que tenía una de sus residencias. Mateo de Cairasco, el padre de la pléyade de los Cairasco, fue heredero de su tío Constantín, y aunque Leopoldo de la Rosa señala que "debió fallecer sobre 1522", Guillermo Camacho sitúa uno de los ingenios funcionando en 1523 entre Guía y Gáldar como de "Juan de Herrera en compañía de Constantín Cairasco y que luego fue sucesora del mismo María de Herrera". Cabría interpretar que la expresión "en compañía" debe referirse bien a una sociedad o como apoderado o administrador del mismo.

No consta que el primer Serafín, el tío de Mateo, arribado a la isla a finales del XV, fuera casado ni tuviera hijos legítimos, pero si se le conocen dos naturales: Catalina y Juan. La primera casó con Juan de Capúa, que procrearon a María, casada con Jerónimo Cerezo, y a Biolante, que tomó el apellido Cairasco, de la que consta en el libro primero de matrimonio de la iglesia guiense matrimoniando el 23 de mayo de 1569 con quien allí se llama Juan José Francés, que efectivamente era francés, pero de apellido Chovet, y en que aparecen como testigos sus parientes Constantín y Serafín Cairasco.

Mateo de Quintana, el heredero del primer Constantín llegado a la isla, casó con Constanza Núñez de Figueroa, cuyo matrimonio procreó ocho hijos, algunos de los cuales aparecen en testimonios de la época vinculados por residencia y convivencias en Guía en razón de la vinculación de su padre con el mentado ingenio que posiblemente adquirieran más tarde porque Guillermo Camacho revela que Mateo era poseedor en 1531 de un ingenio en la vega de Gáldar, y porque pudieron tener tierras.

Mateo de Cairasco (que fue regidor de la isla hasta su fallecimiento en 1578) y Constanza de Figueroa fueron padres de: el canónigo Bartolomé; Constantín; Serafín, que casó con María Joven y que aparecen en 1586 como padrinos de un hijo de Juan de Ugarte y de Mencía de Figueroa; Constantina, casada con Francisco Palomar (hijo de los donantes del famoso tríptico de las Nieves), que en enero de 1573 aparecen bautizando en Guía un hijo con el nombre de Antonio (acto al que se refiere la primera de las ilustraciones de estas notas); Félix, que casó con Leonor Salvago; Alejandra, que matrimonió igualmente en aquella iglesia con Jácome Cibo de Sopranis y que fue dotada por su madre según un testimonio ante el escribano Cristóbal Suárez de Medina; Luisa y Violante, monjas del convento de La Laguna. Serafín fue alcaide del castillo de La Luz y Constantino alguacil de la Inquisición.

Se ha precisado, para justificar la razón de estas notas, la vinculación de algunos Cairasco con la villa guiense y aportamos aquí un resumen de los muchos testimonios de la época en los que se aparecen algunos de los hermanos del poeta allí residenciados, al menos entre 1569 y 1586. Aparte la boda de Constantina con Palomares ya referida, localizamos igualmente el matrimonio de Alejandra Cairasco con Jácome Cibo de Sopranis registrada en el libro primero de aquella entonces ermita con fecha de 30 de septiembre de 1566 (acto religioso al que se refiere la segunda de las ilustraciones). Alejandra, Serafín y Constantín constan con harta frecuencia asistiendo a bodas y bautizos posiblemente de gente amiga bien como padrinos o testigos de cuya amplia relación ofrecemos este resumen: en octubre de 1569 Jácome y Alejandra apadrinan en el bautismo a una hija de Leonor de Soberanis y María Mayor, en agosto de 1572, a una hija de Melchor Próceles y Francisca Hidalga, en noviembre del mismo año a un hijo de Francisco Castrillo y de Jerónima Pérez y por última vez en marzo de 1580 apadrinan a un hijo de Enrique Díaz y María Báez, y el mismo matrimonio asiste en agosto de 1573 como padrinos en la boda de Juan Martín y Beatriz de Cuba; en junio de 1575 los hermanos Serafín y Alejandra son padrinos de un hijo de Gil Afonso y Catalina Sánchez de Ventidagua y en marzo de 1586 "Serafín Cairasco, regidor de esta isla, y María Joben, su mujer", apadrinan un hijo de Juan de Ugarte y de doña Mencía de Figueroa.

Finalmente, en un testimonio localizado en uno de los legajos que fueron llamados Protocolos viejos de Guía hasta su ordenación cronológica al crearse el AHPLP, por lo que no se ha podido concretar la fecha, Mateo de Cairasco hace escritura de dote ante el escribano Suárez de Medina a favor de un Juan Álvarez cuando casa con Juana de Niebla, desconociendo la razón de dicha voluntad, matrimonio que bautiza, siempre en Guía, a Juan, en abril de 1569, y a Catalina, en agosto de 1574.



Modificado el ( jueves, 06 de enero de 2011 )