Inicio arrow Crónicas del Ayer arrow 1811-2011 arrow EL HIJO EMIGRANTE DEL POETA BENTO. Por Pedro González-Sosa Ciudad de Guía, 18 de agosto de 2019

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
sábado, 19 de septiembre de 2009
EL HIJO EMIGRANTE DEL POETA BENTO

Por Pedro González-Sosa

La muy conocida y complicada biografía de Rafael Bento y Travieso, en la que destaca por encima de todas su faceta de poeta, aunque discutido muchas veces (que fue inicialmente seminarista, más tarde militar, alcalde de Guía y secretario de su ayuntamiento y del de Gáldar, incluso sometido a proceso por el Santo Oficio de la Inquisición por sus ideas liberales), soportó la ausencia de uno de sus hijos que emigró a Cuba bastante joven de donde nunca más regresó. Bento casó en Guía con Fermina Fernández Martínez, hija del en aquel entonces escribano de la localidad Diego Antonio Fernández del Campo, de cuyo matrimonio nacieron, entre otros vástagos porque algunos no sobrevivieron, Petra, Amalia, Lorenzo y Rafael, falleciendo su esposa víctima de la epidemia de fiebre amarilla que azotó la isla en 1811.

Lorenzo Bento Fernández, que había nacido en 1806 emigró a Cuba en 1828 cuando contaba escasos 22 años, según consta en el testamento del poeta hecho en 1829, de cuya isla caribeña no regresó a su Guía natal y sin que nunca más se tuviera noticias sobre su paradero según manifestaron sus sobrinos Rafael, Francisco, Baldomero y María de Guía Bento Pérez, hijos de la hermana del poeta Amalia casada con Juan Pérez, quienes en 1897 iniciaron procedimiento judicial para reclamar los bienes que el vate había legado en su carta testamentaria al hijo ausente en América. De los datos recogidos por el procurador Serapio Galván Pérez que actúa en nombre de los reclamantes de la herencia conocemos que, efectivamente, consta que se conoce ciertamente que el citado Lorenzo vivía en La Habana porque de 1865 otorga un poder en aquella ciudad ante el escribano José Nicolás Ortega a favor de Pantaleón Rodríguez Hernández (que ya había fallecido en diciembre de 1872), vecino de Las Palmas para dar en arrendamiento los bienes que en la isla poseía el ausente. Sus sobrinos alegaron en el expediente que pudieron averiguar, careciendo de certeza documental, que Lorenzo Bento Fernández casó en La Habana pero que ignoraron con quien y que tampoco habían podido averiguar con certeza si de ese matrimonio nacieron hijos porque "no existe fundamento alguno racional en que basar tal aseveración". Lo que sí sabían es que en la fecha de la reclamación judicial, 1897, si viviera podría tener unos noventa años. Los sobrinos añadieron los bienes que correspondieron al hijo del vate emigrado a Cuba y que se encontraban en aquel momento en "el mayor abandono y a cargo de personas extrañas a la familia".

Para acreditar el derecho que tenían para hacerse cargo de los bienes de su pariente recurren al entonces vigente artículo 191 del código civil según el cual "pasados 30 años de la desaparición del ausente desde la última noticia recibida y los 90 desde su nacimiento el juez, a instancia de la parte interesada debía declarar la presunción de muerte". Los bienes heredados del poeta por su hijo Lorenzo fueron una hacienda de tierra labradía donde llaman Llano de Parras conocida como El Laurel, topónimos aun vigentes en Guía y un trozo de terreno donde llaman el para nosotros desconocido topónimo las Rosas de Valladares. Nada conocemos del resultado de la petición de los nietos del poeta para recuperar los bienes de su transmarino tío Lorenzo.

Por mera curiosidad agreguemos que nuestro Lorenzo Bento Fernández del Campo fue a su vez sobrino de Andrés Fernández del Campo casado con Bárbara de Medina de cuyo matrimonio vino al mundo, entre otros, Saturnina, matrimoniada con Bruno González Castellano, padres a su vez de María del Rosario González Fernández del Campo, primera marquesa consorte de Arucas por su matrimonio con Ramón Madán, el primero en ostentar el título. A la muerte de éstos sin descendencia heredó el marquesado su sobrina María del Carmen Fernández del Campo, esposa de Felipe Massieu, padres de la recién fallecida María del Rosario Massieu y Fernández del Campo, esposa que fue del marqués de La Florida, que lo ostentaba por herencia de sus progenitores.

Pedro González-Sosa es Cronista Oficial de Guía

FUENTE: PUBLICADO EN LAPROVINCIA.ES (19.09.09)

Modificado el ( viernes, 22 de enero de 2010 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


V Í D E O S - D E - 2 0 0 8
 
CRÓNICAS DEL AYER
A treinta años del fallecimiento de Mr. Leacock

Por Augusto Álamo Suárez, Ingeniero agrícola, y Sergio Aguiar Castellano, Archivero Municipal de Guía

Cuando el empresario agrícola, David J. Leacock, popularmente conocido como Mr. Leacock, fallece el 22 de abril de 1980, hace ahora treinta años, desaparece una de las figuras más destacadas y emblemáticas de la historia de la comarca norte de Gran Canaria en el siglo XX.

Leer más...
 

LA MUESTRA ESTARÁ ABIERTA HASTA OCTUBRE
Leacock, Harris y Douglas, memoria imborrable de la agricultura canaria

Amado Moreno

Con una singular y lograda exposición abierta anoche en la Casa de la Cultura, el ayuntamiento de Guía rinde justo homenaje estos días a tres destacad,os empresarios ingleses del pasado: David J. Leacock, Douglas Charles Fenoulhet y Anthony Harris. Avanzado el siglo XIX y después en el XX, los tres fueron decisivos en el impulso del cultivo y exportación de plátanos y tomates canarios.
Leer más...
 
Centenario del Hospital de San Roque

Pedro González-Sosa
Cronista oficial

Se celebra el lunes 10 de agosto, dentro de los actos del programa preparado por el ayuntamiento con motivo de sus fiestas patronales, el primer centenario de la implantación en Guía de Gran Canaria del que constituyó el también primer hospital allí abierto para el servicio no solo de la población guiense sino de aquella zona.
Leer más...
 


LOS DIEZ DUROS
Por Santiago Gil

No nos acordamos de nuestros primeros pasos, pero sí de nuestro primer amor y de todos aquellos estrenos que han ido marcando el destino de nuestra existencia. Yo, por ejemplo, recuerdo cada Jueves Santo el primer sueldo de mi vida. Fue después de misa, hace más de treinta años. Cobramos diez duros por dejarnos lavar los pies en una función religiosa con la iglesia de Guía totalmente atiborrada y con todo el boato de don Bruno y el sacristaneo de los meapilas de aquellos años.  
Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad