Inicio arrow Prosa arrow Reflexiones arrow Esperanza en el cambio. Javier Estévez Ciudad de Guía, 18 de agosto de 2019

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
jueves, 22 de noviembre de 2007
Esperanza en el cambio (reflexión)

Javier Estévez

Si supiera que el mundo se ha de acabar mañana,

yo hoy aún plantaría un árbol.

 Martin Luther King

Mientras los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático debatían el pasado fin de semana en Valencia las conclusiones del documento final que expondría su diagnóstico y pronóstico del clima, un joven, ansioso ante tanta destrucción e indiferencia, gritaba a través de un graffiti una duda que le angustiaba terriblemente: ¿Hay vida antes de la muerte?

El informe de los expertos no deja resquicio ni instante para el debate pues el tiempo se agota: o empezamos a reducir las emisiones de gases que provocan el ilustre efecto invernadero o nuestra injerencia sobre la dinámica natural del clima tendrá unas repercusiones pavorosas e irreversibles.

Hace unos días un amigo me comentaba con la mano en el corazón que iniciativas como el insuficiente Protocolo de Kyoto le sonaban a galaxia lejana. De igual modo, me afirmaba que él no se sentía culpable de todo este desaguisado, y señalaba exclusivamente a los grandes lobbies empresariales y a los irresponsables estamentos políticos, subordinados y subyugados siempre por el avaricioso apetito del capital. ¿Para qué cambiar nuestros pequeños hábitos de consumo si quienes realmente ostentan el poder no piensan cambiar, pues siguen comportándose exactamente igual?

El filósofo José Antonio Marina, en su magnífico ensayo “Anatomía del miedo” apunta cuatro posibles respuestas del ser humano ante el miedo: la huida, la lucha, la inmovilidad y la sumisión. Y es posible que ante el reto de frenar el cambio climático, el ser humano, como individuo, se minusvalore. Cada uno de nosotros tiene en sus manos más poder del que se imagina. Nuestro planeta necesita que recuperemos nuestra fe como individuos que deciden libremente. El poder de decisión es un poder ilimitado. Yo compro lo que quiero, dónde sólo yo deseo; sólo yo decido cómo voy a trabajar, a quién votaré, cómo será mi casa. Y como yo, todos y cada uno de nosotros. Si entre todos exigimos otras actitudes, otros productos, otra realidad, gobiernos y multinacionales se plegarán a nuestros deseos. 

El problema del agujero de la capa de ozono, desde que se suspendió la producción de gases clorofluorocarbonatados (CFC), desapareció, y el pasado lunes pude leer por fin una buena noticia sobre el sida: la ONU ha revisado sus datos y ha descubierto que la expansión de la epidemia se está frenando. Como ven, aún hay margen para la esperanza, para la confianza y el optimismo.

Cada hogar nuestro es capaz de producir hasta cinco toneladas de CO2  al año. Sin embargo, hay un dato fundamental para frenar el cambio climático: por término medio, un solo árbol absorbe una tonelada de dióxido de carbono a lo largo de su vida. Para una existencia equilibrada y responsable, cada uno de nosotros debería plantar, al menos, 125 árboles durante su vida.

En Andalucía, un pequeño pueblo, el de Alcaraz, ha comprometido a su ayuntamiento a plantar un árbol por cada vecino. Si en Guía arrancáramos nosotros un compromiso similar, estaríamos hablando de más de 14.000 árboles en nuestro municipio. No es más que un nuevo sentido común que apuesta por un cambio necesario.

Noviembre de 2007


Modificado el ( martes, 27 de noviembre de 2007 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


O P I N I Ó N
El canónigo revoltoso
El nuevo hijo predilecto de Gran Canaria, Pedro Gordillo y Ramos, fue un rompedor del Antiguo Régimen y un díscolo ilustrado

Por Juanjo Jiménez

ImageUna pieza. Un personaje de película. Un canónigo revoltoso, díscolo, fogoso y polémico. Un cura, que nació en una Santa María de Guía del siglo XVIII, y cuyo carácter, parlamento y fuerza lo llevó a presidir las Cortes de Cádiz en 1813 que fulminaron el Antiguo Régimen, y a enervar a la curia, a guerrear con Tenerife por la capitalidad de Canarias, por la sede del obispado regional y por separar Iglesia y Estado.
Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad