Inicio arrow Prosa arrow Opini√≥n arrow EL ESTADIO Y LAS PISTAS. Diego Talavera Ciudad de GuŪa, 03 de diciembre de 2023

PDF Imprimir E-Mail
Calificaciůn del usuario: / 1
MaloBueno 
viernes, 01 de abril de 2011
EL ESTADIO Y LAS PISTAS

Diego Talavera

No hay que hacer ning√ļn esfuerzo para comprobar que el Estadio de Gran Canaria no es un campo de f√ļtbol; es un recinto deportivo con pistas de atletismo que tambi√©n se utiliza para la pr√°ctica del f√ļtbol. Basta con visitarlo y asistir a un encuentro para encontrar la diferencia con cualquier campo de f√ļtbol espa√Īol de reciente construcci√≥n: Nuevo Carlos Tartiere (Oviedo), Nuevo Los C√°rmenes (Granada) y m√°s recientemente el nuevo estadio del Club Deportivo Espa√Īol de Barcelona. Los tres son ejemplos de lo que es un campo de f√ļtbol, en donde el p√ļblico se encuentran a escasos metros de los l√≠mites del terreno de juego.

Los aficionados de la UD Las Palmas mostraron su oposici√≥n a las pistas de atletismo desde que fue presentado el proyecto del Estadio de Gran Canaria. Pero la decisi√≥n se tom√≥ al m√°s puro estilo estalinista y el clamor de los seguidores amarillos cay√≥ en el saco del olvido.  Qui√©n tom√≥ o qui√©nes tomaron la decisi√≥n pol√≠tica de construirlo se equivocaron porque desde el d√≠a de su inauguraci√≥n, en el a√Īo 2003, no se ha celebrado una,  ni siquiera una sola,  competici√≥n oficial de atletismo. Es decir, no han servido para nada.

Hace unos d√≠as el presidente de la entidad amarilla, Miguel √Āngel Ram√≠rez, ha mantenido diversos encuentros con pol√≠ticos de distinto signo ideol√≥gico para trasladarles, por en√©sima m√°s, el sentimiento de los aficionados desde el primer momento: acabar con las pistas de atletismo y acercar el p√ļblico al terreno de juego. Les ha presentado un anteproyecto donde se muestra la viabilidad de convertir las pistas en gradas, aumentando el aforo hasta los 40.000 espectadores. Unos se han mostrado favorables a la idea, otros consideran que la inversi√≥n econ√≥mica ser√≠a muy grande en los tiempos de crisis que estamos viviendo y los terceros piden prudencia, es decir ‚Äúvamos a dejar eso quieto‚ÄĚ, como me dice siempre un amigo del alma cuando no quiere abordar un tema determinado.

Sin embargo, uno piensa que si no se encuentran soluciones es porque no hay una voluntad pol√≠tica de resolver el problema. Hay otro camino, complejo y a largo plazo, pero lo hay: la construcci√≥n de un nuevo campo de f√ļtbol por parte de la sociedad amarilla. Muchos calificaran la idea de ut√≥pica y hasta es posible que lo sea en estos tiempos. Pero qui√©n sabe si en el futuro la UD Las Palmas encuentra inversores dispuestos a acompa√Īar a Miguel √Āngel Ram√≠rez en el sue√Īo de llevar al equipo a la grandeza de lo que fue en los a√Īos sesenta y setenta, incluso hasta las cotas de la UEFA. Si lo ha hecho el Villarreal en una ciudad de 51.000 habitantes, ¬Ņno lo puede hacer la Uni√≥n Deportiva en una urbe de 383.000?

Si el que esto escribe estuviera en la piel del presidente ya estar√≠a buscando terrenos que puedan recalificarse en el futuro para el uso deportivo en el tri√°ngulo Las Palmas de Gran Canaria-Telde-Arucas. Es posible y deseable. Pero esta soluci√≥n plantear√≠a un nuevo y definitivo interrogante: ¬ŅQu√© sentido tendr√≠a el Estadio de Gran Canaria si la UD Las Palmas tuviera en propiedad  un campo de f√ļtbol? Que los pol√≠ticos, que tienen la √ļltima palabra, reflexionen y decidan. Y que no vuelvan a equivocarse.
Modificado el ( viernes, 01 de abril de 2011 )
 

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Gu√≠a sufri√≥ especialmente ese mismo a√Īo una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareci√≥ una nueva plaga, la de langosta, que arras√≥ materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las median√≠as guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada a√Īo sacar√≠an a la Virgen de Gu√≠a en procesi√≥n. Cumpli√≥se el ruego, llovi√≥ tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Gu√≠a se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Mar√≠as"

Ver reportaje >>


O P I N I √ď N

José Samsó, auténtico avanzado de su tiempo

Por Amado Moreno

"Espero que abran el libro con expectaci√≥n y lo cierren con provecho". Con este mensaje rubric√≥ el historiador Sergio Aguiar la presentaci√≥n reciente en Gu√≠a de su √ļltimo trabajo, dedicado esta vez a la figura de Jos√© Sams√≥ Henr√≠quez, general de ascendencia catalana y canaria, vinculado fuertemente a la comarca Norte de Gran Canaria.

Leer mŠs...