Inicio arrow Prosa arrow Opinión arrow EL DOCEAÑISTA PEDRO GORDILLO. Por Erasmo Quintana Ciudad de Guía, 20 de agosto de 2019

  Share on facebook Share on twitter

PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 1
MaloBueno 
viernes, 08 de octubre de 2010
EL DOCEAÑISTA PEDRO GORDILLO

ImagePor Erasmo Quintana

Hace bien poco, el 24 de septiembre pasado, tuvo lugar en la ciudad de San Fernando, antigua isla de León, Cádiz, la celebración del doscientos aniversario de las Cortes Constituyentes gaditanas, pues en dicha fecha, pero de 1810, los representantes de la soberanía nacional que formaban la Cámara abrían sus sesiones. Al ceremonial del evento conmemorativo se le dio por la organización toda la brillantez que un acto de tal naturaleza exigía: asistencia de los Reyes de España, presidentes del Parlamento y el Senado, autoridades civiles, militares y eclesiásticas, y el pueblo llano, que participó con indumentaria de la época dando vida y escenificando pasajes de aquella gloriosa efemérides.

Pues bien, allí, en tan trascendental acontecimiento estuvo un hijo de Guía tomando parte muy activa, aunque más de uno no lo crea tal vez debido al poco caso que se le hace y en el olvido en el que se le tiene, sobre todo por la primera institución pública, más llamada que nadie a tener su figura en el lugar preeminente de próceres que merece. Quien desee, pues, acercarse por su cuenta a tan singular personaje debe ir a su biografía, compuesta por el Cronista Oficial de Guía, Pedro González Sosa, “Canónigo Gordillo: un genio de la discordia”, ediciones del Cabildo de Gran Canaria, 2001.

A mí, humildemente me corresponde trazar una ligera semblanza, una aproximación que lo retrate; y si no me sale con mucha fortuna como debiera pido, debido a la gran admiración que siento por el personaje, la mayor de las comprensiones.

Nació Pedro José Gordillo y Ramos en esta ciudad, Tres Palmas, Guía de Gran Canaria, el 6 de mayo de 1773. Fue un hijo de la Ilustración, no en vano perteneció al Siglo de las Luces. Desde muy niño demostró el genio que era, por lo que pasó a estar bajo la protección de José de Viera y Clavijo, y lo que determinó su vocación religiosa. Se ordenó sacerdote en la ermita de San Antonio Abad, a los 26 años. Lo hacen párroco de la Iglesia del Sagrario. La invasión napoleónica provocó un vacío de poder en las islas, cosa que quiso aprovechar Tenerife creando allí la Junta Suprema Gubernativa. Ésta fue inmediatamente contestada desde aquí convocando el Cabildo Permanente. Es en las asambleas de este Cabildo donde Gordillo destacó como un gran orador político, defensor de Gran Canaria, y donde por lo mismo lo nominaron Diputado idóneo para representar los intereses de la Isla. Ya en las sesiones de las Cortes demostró que poseía  una gran formación intelectual y política, tomando partido por las ideas liberales y por el cambio. Luchó por la abolición del Régimen Señorial y las regalías en Canarias y que nadie pudiera llamarse “señor de vasallos”, sistema feudal incompatible con la España moderna a la que se aspiraba.

Por un momento logró situar la capitalidad de Canarias en esta Isla. Pero al estar la Capitanía General de las Fuerzas Armadas en Tenerife, a cuyo mando se hallaba el general La Buria; éste, ignorando la capitalidad, permitió que se instalara en Tenerife la Junta Preparatoria para elegir Diputados, cosa que en rigor pertenecía a Gran Canaria como capital de la provincia única que era. Los confusos y vertiginosos acontecimientos que se vivían y el propio caos del golpe bajo de Fernando VII a la primera Constitución democrática de 1812, propició la consolidación de la Capital de Canarias en Tenerife. Y cuando Gordillo aireó sus pretensiones de instalar aquí una Universidad, al momento Tenerife se opuso. Pero ya no sería en las Cortes de Cádiz donde se solventó la discordia y el problema. Sería en tiempos de la restauración fernandina, por Decreto de 16 de septiembre de 1816, echando abajo las aspiraciones grancanarias, cuando se crea la Universidad de San Fernando de La Laguna.

A este incansable luchador guiense le cabe, sin embargo, el haber coronado con éxito muchos logros en bien de su Isla. Entre ellos se pueden destacar:

- El fortalecimiento de los puertos canarios (sobre todo las islas menores).
- La primera apertura de pozos en el Sur de Gran Canaria. Útiles hasta hace bien poco.
- Promovió la igualdad de pesos y medidas, distintos en cada isla por entonces.
- La creación de nuevos curatos.
- Donación desde Cuba de una campana para la Iglesia de Guía.
- Y un largo etcétera.

Volviendo a las consideraciones primeras, y teniendo en cuenta la envergadura de un distinguido hijo de Guía que llegó a ser por turno y en representación de toda Canarias,
Presidente de las Cortes de Cádiz; que fue uno de los miembros constitucionalistas redactores de la Carta Magna, primera en España, finiquitando con ella el Antiguo Régimen; que desarrolló una brillantísima actuación parlamentaria de avanzada visión modernista; que quiso a Gran Canaria y por extensión a su Guía natal con extrema ternura, extraña que su figura esté arrinconada y en el más oscuro de los ostracismos. La verdad sea dicha, no se entiende. Pudo muy bien habérsele tenido presente con algún acto en tan magna ocasión.

Por Erasmo Quintana


Modificado el ( viernes, 08 de octubre de 2010 )
 
 
 



INFORMACIÓN RELACIONADA

ESPECIAL 1811-2011

En 1811 regía el pueblo, en calidad de Alcalde Real, don José Almeida Domínguez, y destacaban como figuras preeminentes nacidas en Guía tres nombres propios que han pasado a la historia de Canarias: el escultor José Lujan Pérez, el canónigo y diputado Pedro José Gordillo, y el militar y poeta Rafael Bento y Travieso.

Por otro lado, de todas las epidemias que azotaron las islas Canarias en el siglo XIX, Guía sufrió especialmente ese mismo año una de las que causaron mayores estragos, la fiebre amarilla.

Y por si fuera poco, en pleno padecimiento de los efectos de la epidemia apareció una nueva plaga, la de langosta, que arrasó materialmente todo lo que estaba plantado y que hizo protagonizar a los vecinos de las medianías guienses aquella famosa promesa de que si les libraba el Cielo de la plaga, cada año sacarían a la Virgen de Guía en procesión. Cumplióse el ruego, llovió tanto en la comarca que las aguas acabaron con la cigarra y desde entonces en Guía se celebra cada septiembre la votiva y popular Fiesta de "Las Marías"

Ver reportaje >>


O P I N I Ó N
REGENERACIONISMO

Erasmo Quintana


Viendo la deriva que está tomando la cosa política en nuestro país después de la hecatombe producida por el crac económico, padecido de forma más virulenta entre nosotros por un equivocado modelo de producción, totalmente ajeno al I+D+i, y haciendo lo fácil: volcar todo el dinamismo en el cemento y el ladrillo sin razón ni control de ningún tipo, como si construir casas y más casas era una actividad que no tendría fin. Ella es la causa del mayor paro que se da de todos los países que componen la CE.

Leer más...
 
AUDIOS AL INSTANTE (1)

Uso de cookies

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
 
Más información aquí
Navegando por nuestro sitio aceptas los términos de la web

Quienes somos //  Mapa web //  Aviso legal //  Política de privacidad